Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 29
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Inspector Pepote

    Si usted recuerda una sola ocasión en que toda una Audiencia Nacional le haya devuelto un empleo, un cargo o una cantidad apreciable de dinero, abandone aquí este artículo. No podrá leerlo por tanto José Pepote Gómez, el antiguo Jefe de Atracos de la Policía de Palma condenado por los delitos más abyectos que pueden atribuirse a un funcionario armado. En concreto, por extorsionar a La Paca exigiéndole un dinero que obviamente procedía del narcotráfico, mientras la matriarca de Son Banya lo grababa. Hay ocasiones en que la torpeza supera al crimen, pero estamos aquí para celebrar la sentencia del altísimo tribunal que anula la decisión del ministerio de Interior de suspender como funcionario al cargo policial. El ministro se equivocó al incumplir los plazos, seguramente porque estaba atareado condecorando a alguna Virgen o exponiendo su docta opinión sobre la independencia de Cataluña.

    Ni siquiera se merece el escándalo, es un typical Spanish. Ahora bien, la inmensa mayoría de personas no cuenta con un aval de la Audiencia Nacional para continuar en sus puestos de trabajo. Y es aquí donde se inmiscuye la experiencia personal de quienes hemos seguido leyendo este artículo. Los perdones encubiertos por plazos incumplidos, o rehabilitaciones indirectas por escasa pena de suspensión, ocurren siempre en el ámbito del alto funcionariado. Benefician a cargos relucientes, con un suplemento de comprensión y un delicioso tufillo de corporativismo.

    El ministro sigue ahí, impertérrito tras absolver a uno de sus peores policías, otro dato que contradice la experiencia de los ciudadanos al incumplir un plazo con la administración. Los mallorquines tenemos derecho a preguntarnos cuántas veces ha de avergonzarnos la peripecia del exinspector, aunque según la ilustrísima Audiencia Nacional deberíamos decir inspector a secas. "Tiene derecho", se alega en estos casos para exteriorizar la volubilidad del Derecho. Habrá que plantearse hasta qué punto una condena por corrupción constituye en la cúpula estatal una inversión para mejorar la carrera posterior.


     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook