Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 19
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    “Hipotécate, no seas tonto”

    Por fin se inicia el combate contra la esclavitud de las hipotecas a la española, que son para toda la vida como los matrimonios y los divorcios. Al igual que sucedió en emancipaciones previas –negros, mujeres–, los tratantes de esclavos aspiran a imponer las condiciones de la liberación. Por ejemplo, se insiste en la imprescindible “buena fe” del deudor. Hasta donde recuerdo, en ningún caso se ha exigido esta virtud del banquero fracasado, antes de rescatar su entidad y sus prebendas. Al contrario, sospechamos que en los bancos más intervenidos imperaba la mala fe rampante de sus gestores, en apretado concurso con su incompetecia. Destacados esclavistas consideran asimismo innecesaria la protección de sus víctimas, “porque la inmensa mayoría paga sus hipotecas”. La “inmensa mayoría” no sufre un infarto, pero sólo a Ana Mato se le ocurriría cerrar los servicios de Cardiología y Cirugía Cardiaca.


    Dado que se ha abierto un estatuto de limitaciones, deseo dictar mi voluntad. Apoyo la liberación de los hipotecados, con una salvedad. Debe excluirse a los compradores esclavizados que sermoneaban a vecinos, parientes y amigos sobre las ventajas irrefutables del contrato de extorsión hipotecaria, que habían firmado voluntariamente. Se mofaban de quienes se mantenían al margen de la esclavitud. La persona que pronunciaba el terrible “eres un idiota, tienes que comprar, alquilar no sirve para nada” había metabolizado la falta de entrañas del sistema que hoy deplora.


     El sabihondo que predicaba “no seas tonto, hipotécate” era un cómplice de los tratantes de esclavos. Ahora que lleva pagados 200 mil euros por un piso de 300 mil que no logra vender por 100 mil, por lo que se halla en quiebra, conviene recordarle su proselitismo. Y exigirle al menos la firma de un documento en el que se excuse con los ciudadanos hostiles al endeudamiento, como mandan la Biblia o Ramón Areces, que levantó El Corte Inglés sin préstamos. A qué enormes sacrificios está dispuesto el ser humano, con tal de olvidar que se halla en este mundo de paso.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook