Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 18
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Hemos llegado volando

    No conozco a ningún mallorquín que nunca haya salido de la isla. Por lo tanto, todos hemos llegado aquí volando, nos hemos posado en Mallorca. Sin embargo, nos mantenemos curiosamente ajenos a la condición de aerópolis, una macrourbe adyacente y subsidiaria de un aeropuerto. Dos franjas de apenas tres kilómetros, también llamadas pistas de despegue y aterrizaje, definen en su fragilidad a una sociedad que a menudo se expresa desde la eternidad. De hecho, los viajeros frecuentes a otras islas o a Madrid/Barcelona omiten el arsenal simbólico del vuelo. En sus comportamientos, reproducen las condiciones de un vulgar autobús. No lo hacen para limitar el miedo, sino para afianzar la condición de nativos. Cuesta reconocernos como advenedizos en un territorio cuyo atractivo se resume en que no admite títulos de propiedad.

    La volatilidad insular ha creado estirpes de mallorquines desarraigados. Los honderos de Aníbal, los navegantes y cartógrafos medievales. Nombraron el mundo exterior al recorrerlo, se enfrentaron sin miedo a la aventura porque no puede haberla mayor que una isla. Desde dentro, la flema consiste en comportarse como si no hubiera mar ni cielo, los tiranos que nos aprisionan. Con las exigencias de la modernidad, los pilotos saltaron en su trapecismo de las aguas al aire. Centenares de mallorquines tripulan hoy aviones en Emiratos, Africa, Indonesia o Vietnam. Se han ido volando, regresarán de la misma manera.

    El accidente mortal de Malí tuvo lugar en la geografía mágica de Gao, revelada al gran mundo por el mallorquín Miquel Barceló. La tragedia viene purgada con los miasmas económicos de la subcontratación infinita y los sueldos por debajo de la categoría laboral. Sin embargo, en Mallorca también refuerza los vínculos con la tradición de un destino que solo puede alcanzarse volando, a través de las aguas o de los aires. En una geografía definida por su trayecto, los pilotos adquieren una aureola legendaria, porque viajar a gran velocidad a través de la atmósfera en una nave precaria llamada Tierra no se llama volar, sino vivir.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook