Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 25
    Mayo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Haz feliz a un candidato, miéntele

    Publicado el 10 de mayo de 2011

    El análisis pormenorizado de las mentiras de los candidatos –Mateo Isern perdonará impuestos a los palmesanos que antes han sido desahuciados por sus bancos– roba espacio a la notable capacidad de los electores para burlar la credulidad de los aspirantes a un cargo. En cada campaña oigo la frase "nuestra gente está más movilizada que nunca", siempre en labios de políticos al borde del desastre electoral. Así habló por ejemplo Pere Sampol en 2003 cuando era vicepresidente del Govern, y lo peor para el PSM es que ha vuelto a pronunciar hoy ese augurio.
    Los candidatos son mamíferos particularmente crédulos. De hecho, la campaña es el único momento en que podrás mentirles, antes de que ellos te engañen a ti. Para este experimento, mi afinidad conservadora me empuja a seleccionar al miembro de una lista de izquierdas. Me acerco a él y le propongo con aire circunspecto, "soy de derechas, pero voy a votarte porque me has convencido". El pobre diablo no sólo se lo cree, sino que se convierte en el hombre más feliz del mundo y se pavoneará ánte sus correligionarios.


    Alguien pensará que al publicar ese truco ponemos en guardia a los candidatos, que no se dejarán mentir. Pues no. Si le das a leer este artículo y a continuación le mientes sobre sus bondades, volverá a picar y a pecar de ufano, como Carlitos cuando Lucy le retira cada vez la película de rugby que se disponía a patear. Los futuros gobernantes se creen a pies juntillas la palabra de los ciudadanos, aunque se hacen resabiados en el ejercicio del cargo. Si quieres hacer feliz a un candidato, miéntele, él también lo haría. Por supuesto, ni se te ocurra votarle a continuación. Una persona tan pagada de sí misma que se cree un elogio gratuito, ¿qué estará dispuesta a aceptar a cambio de dinero?


    Los políticos purgan con su candidez en campaña los desmanes que prodigan desde el poder, véase a los gobernantes japoneses que se humillan genuflexos ante sus votantes, tras haberles infligido un Fukushima. Ensayé esta teoría de las defensas desguarnecidas con uno de los candidatos más correosos, no sé si se acuerdan de Jaume Matas. Tras mi alabanza, el expresident no replicó "viniendo de ti, seguro que es mentira", sino "viniendo de ti, tiene más mérito". Es decir, el halago debía ser forzosamente justo, dado su destinatario y con independencia de las voluminosas cautelas que inspiraba su autor.


    Te quedan diez días para seguir estas instructivas enseñanzas. La campaña es el carnaval en que puedes engañar a los candidatos con facundia, antes de que se desplome sobre nosotros la dura cuaresma que nos situará del lado equivocado de las mentiras. El único momento en que podrás engañarle

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook