Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 07
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ganadería turística

    El feliz retrato de Mallorca en un dominical sensacionalista alemán nos ha obligado a repensar el modelo turístico, algo es algo. Con motivo de los impuestos pseudoecológicos retirados por el Govern acobardado, se constituyó una junta militar empresarial que desbarató la iniciativa y fusiló al vicepresidente de Bauzá. Entre los orondos mariscales de las fotos, convivían escualos hoteleros y ovejas de la dócil oferta turística complementaria. Dado que los primeros están devorando a la segunda con el todo incluido, la restauración y discotecas debieran sentirse más cómodos en compañía de Greenpeace o de Amnistía Internacional que de colegas que los están expulsando del negocio.

    El todo incluido transporta a Mallorca del turismo de masas a la ganadería intensiva. Los visitantes pasan a ser ocas voluntarias, inmovilizadas en sus establecimientos hoteleros sin contacto con el exterior, mientras se les inyectan todo tipo de sustancias sólidas y líquidas para su engorde. Las encuestas llevadas a cabo por los propios hoteles en la zona norte de la isla, demuestran que más del 70 por ciento de los clientes no se han desplazado ni en una sola ocasión hasta las playas adyacentes, durante sus codiciadas vacaciones mallorquinas. No salen del hotel, se amontonan en la piscina, peregrinan como zombis hacia los bares, restaurantes y discotecas del establecimiento.

    Agradecemos como ciudadanos el alivio de la congestión demográfica que suministran los campos de concentración del todo incluido. Sin embargo, los hoteleros no contratan a más personal para satisfacer a sus clientes sedentarios, al tiempo que aniquilan la oferta complementaria y expulsan del mercado a sus trabajadores. El hotelero se erige en vencedor único, el encadenamiento de temporadas veraniegas con overbooking no repercute en la salud económica de Mallorca. Los restauradores seguirán haciéndose fotografías suicidas junto a sus depredadores, y bromeando sobre el turista diésel, que anda mucho y consume poco. En realidad se ha impuesto el turista marmota, que dormita en su hotel porque ha viajado a Mallorca para no estar en ningún sitio.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook