Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 23
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Felicitaciones en grupo

    Antes de la globalización social de internet, el olvido era individual. El amante despachado y despechado vivía un drama personalizado, en vísperas de la oscuridad absoluta. Desaparecía, pero hoy todo permanece. La relación se mantiene más allá del desprecio, porque las personas afectadas figuran en una agenda electrónica indestructible. Has comprobado tu perdurabilidad al recibir la felicitación navideña en grupo de un ser al que pretendías y preferías haber olvidado. Su jovialidad neutra te alcanza en el sms colectivo, o en el correo electrónico a decenas de destinatarios. De irremplazable, a eslabón que incluye a los cuñados y al charcutero de guardia.
    Sigues estampado en los muros de facebook, la empresa que comercializa la amistad. Fernando Fernán Gómez sostenía que en España nunca consigues divorciarte del todo, y hablaba desde la cultura de papel. En la edad electrónica, cualquier desaprensivo puede importunar a media humanidad. Gracias a los mensajes colectivos "enviar a varios", la persona que te condenó también tiene derecho a refrescarte eternamente tu derrota. "Nunca te olvidaré" adquiere un significado ominoso. Figuras en la lista de receptores, amontonado con amantes anteriores y posteriores, convidado a una orgía virtual.
    No olvidamos el narcisismo hormonado de twitter uno de cada cien tweets tiene algún mérito, pero sólo lo adviertes tras haber leído los 99 restantes. Al último mensaje romántico que recibiste por esta vía le sobraban un montón de caracteres, "lo nuestro se ha acabado". Gracias a la fraternidad universal, conoces cada una de las visitas a la pizzería de tu ex. La red social no sirve para comunicarse, sino para agraviar a los expulsados del paraíso personal. Y nunca falta el ingenuo optimista que olisquea, en el mensaje masivo con proposiciones de felicidad neutra, una retractación al borde del arrepentimiento. Cuán desencaminado puede estar un humano. La interpretación es mucho más simple. El ser causante de tu desgracia necesita lacerarte más allá de tu fecha de caducidad.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook