Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 07
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Felaciones en Magaluf

    No hay errata. Son felaciones y no relaciones, para quien sepa distinguirlas. Se han convertido ya en la mayor atracción del verano mallorquín, por encima del balconing. Antes de las redes sociales, los nativos podíamos simular el aislamiento absoluto de los sucesos que se prodigan en los campos de concentración turísticos, simbolizados por Magaluf. El vídeo viral, sobre la afanosa trabajadora que acomete el sexo oral en cadena sobre ilustres visitantes, dificulta la acentuada hipocresía en torno al origen de nuestra fortuna. La feladora se esfuerza por la imagen de Mallorca con mayor energía y eficacia que los sucesivos responsables turísticos, con lo cual no estamos sugiriendo ni descartando su idoneidad para el cargo.

    He examinado cuidadosamente el vídeo, por motivos estrictamente profesionales. Por lo que recuerdo, el sexo oral se practica en Magaluf igual que en otras geografías. A falta de toques autóctonos en la banda sonora y vestuario que deberían incorporarse de inmediato, cuesta imaginar por qué esta felación industrial dejará una huella imborrable en sus participantes, a diferencia de la que podrían montar en sus aburridos países de origen. La clave de la multifelación no reside en lo que nos dice de sus protagonistas, sino en lo que nos muestra de Mallorca. No hay turismo de masas sin vicios de masas, nuestro mérito consistía en hurtar esta evidencia a los compradores de casas de millones de euros.

    En fin, si empezamos a preocuparnos por las costumbres de los turistas en Mallorca, sufriremos una crisis de identidad. De ahí la ridícula estampa del alcalde de Calvià bravuconeando de que va a acabar con la fiesta, cuando su objetivo debiera limitarse a controlar una ejecución en las condiciones sanitarias adecuadas. Y si quiere presumir, basta con anunciar públicamente que su municipio se niega a recibir este tipo de turistas, un manifiesto inimaginable por pornográfico. (¿Cuántos lectores adicionales me va a traer la palabra "felaciones " en el titular? Más que "relaciones", por si desea verificar la importancia comparada de ambos conceptos).

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook