Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 12
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El rescate de la vergüenza

    A un personaje de Scott Fitzgerald le consuelan por sus pérdidas a raíz del crack de 1929, y replica:
    –Perdí mucho más durante el boom que lo precedió.
    En efecto, el dinero es un matiz de la vida económica, y el rescate a España demuestra que pueden inventarse cien mil millones con cierta facilidad. Las mayores pérdidas no se producen desde 2008, sino en los años de bonanza precedentes. Se perdió el sentido de la deuda, la obligación de cumplir los compromisos contraídos. Y sobre todo, la vergüenza.
    Según Rajoy, España ha rescatado a Europa. Ahora bien, si nos atenemos a la versión mayoritaria, lo peor no es la necesidad de apoyarse en la fortaleza ajena para curarse de los vicios propios, sino que esta humillación transcurra sin una oleada paralela de vergüenza nacional. De hecho, tanto el presidente del Gobierno como su ministro de Números se han expresado con notable desenvoltura, cualquiera diría que vienen de recibir un galardón bruselense. Han despachado los cien mil millones como una liviandad que sólo requiriera de unos bolsillos más amplios, para almacenar el billetaje. Ya han remarcado que nada cambiará en los templos financieros. Es decir, los mismos estafadores que han conducido al país a esta situación vergonzosa modificarán espontáneamente su conducta. De repente, se convertirán en gestores rigurosos, con visera y manguitos.
    Si los responsables del desaguisado no exteriorizan su vergüenza, en justa imitación del arrepentimiento de los gestores nucleares de Japón después de Fukushima, los cien mil millones sólo serán la primera entrega de un pago inacabable. Ya que el bochorno de la petición de auxilio a países como Austria o Finlandia no ha rescatado la decencia de gobernantes y magos de las finanzas –¿dónde se ha escondido el último analista que glosó la solidez de la banca española?–, los ciudadanos han de suplir la falta de decoro pidiendo perdón a Europa, y proclamando el 9 de junio como Día de la Vergüenza Nacional. Aunque todo apunta a que vendrán más.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook