Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 19
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El repago nació aquí

    Puedo hablar con cierta propiedad del repago sanitario, debido a que la introducción de este vocablo como alternativa más fidedigna al copago sanitario procede de un artículo publicado en este mismo hueco. En concreto, el pasado 31 de mayo. Google ofrece hoy cientos de miles de páginas sobre repago, y pueden jurar que en ninguna de ellas se reconoce la cita originaria. Antes al contrario, cuando incurro en la temeridad de mencionar la palabra implantada aquí un año atrás, me llueven las reprimendas por copiar el argumentario del PSOE o de IU. Ocurrió exactamente lo contrario, y es otra pista de que internet no va a modificar las relaciones de fuerza.
    Ni copago ni repago figuran en el arsenal léxico cada vez más caprichoso de la Real Academia Española. Al introducir el repago sanitario, queríamos insistir en la crueldad de la doble exacción, frente a la ilusión cooperativa y altruista del copago. Hablo sin afectación en primera persona del plural, porque el feliz vocablo me fue sugerido por una persona más inteligente que yo. Y fue aquilatado con posterioridad por otros linces también más espabilados, que procedieron a la apropiación para programas de partidos políticos o iniciativas altermundialistas. Incluso doctos profesores reniegan con prosopopeya del repago, como si revistiera mayor enjundia que una columna periodística. Verbigracia, “hace unos meses que lleva por ahí flotando la idea de que hacer pagar a alguien por un bien provisto por el Estado de forma directa, es decir, a través de un precio, es pagar dos veces por la misma cosa,...”. España, donde se matan elefantes con escopeta.  
    Gracias a la trayectoria del repago, algo he aprendido sobre las nuevas redes sociales. Aquello que carece de interés, desaparece en la neblina del anonimato. Si aciertas casualmente con una metáfora, te será arrebatada en el remolino vertiginoso, y su propietario verdadero será aquel que grite desde un estrado elevado. Internet es el camino más rápido para convertirte en un plagiario de ti mismo. Jamás volveré a emplear la palabra repago.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook