Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 05
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El Palacio no se caerá solo

    Le compraría un coche de segunda mano a Mateu Isern, porque soy un pésimo comprador y él es un gran vendedor. Sin embargo, no le votaría para Cort, porque en las elecciones sólo me dejo guiar por José María Rodríguez. El alcalde de Palma, que no del PP, me abraza conciliador pese a esta disparidad, y me cuenta la entrevista que ha mantenido con Cristóbal Montoro. La alcaldía palmesana conlleva trances tan desagradables como departir con el ministro de Hacienda. (Esto lo digo yo, no me lo comentó Isern). En resumidas cuentas, el hombre que está hundiendo a España le garantizó al alcalde que había desatascado la financiación para el Palacio de Congresos, y que Acciona podrá seguir cobrando en breve para culminar la prisión de máxima seguridad que mancillará para siempre una de las mejores plataformas sobre el Mediterráneo.

    Isern estaba feliz con la gestión de Montoro –a Bauzá no le hará ninguna gracia que su mayor enemigo hable con ministros–. Sin embargo, la reanudación de las obras es una pésima noticia para Mallorca y también para el PP, que se verá obligado a corregir la pasividad desplegada hasta la fecha. En mi descerebrada opinión, los gobernantes mallorquines aspiraban a que el monstruoso Palacio de Congresos se cayera por su propio peso y por su propia voluntad en medio de la desidia de sus promotores, para ahorrarse las facturas de la demolición.

    Huyamos del derrotismo, el Palacio de Congresos no es inevitable. También debemos despojarnos de la abulia que tantas veces se nos endosa étnicamente, porque el insultante edificio no se esfumará de la noche a la mañana. La erosión marina no precipitará la imprescindible demolición, está construido con materiales ignífugos y un Fukushima localizado es una vana esperanza. Se necesita una política decidida por parte de las autoridades, un ahondamiento en la convicción de que Montoro gafa sus pronósticos. Hay que ponerse manos a la obra, no dejar piedra sobre piedra. Se lo debemos a los futuros palmesanos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook