Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 10
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El palacete de congresos

    Si creyera en la tortura, obligaría a vivir en el Palacete de Congresos de Palma a todos los personajes involucrados en esta burla arquitectónica. Mi visión radical coincide con el criterio estético de las empresas especializadas en la gestión de estos complejos, dado que ninguna de ellas se ha ofrecido a administrar el engendro. La prisión de máxima seguridad tiene menos salida que la deuda española, por idénticos motivos. Lo cual no nos liberará de sufragar el adefesio, por idénticos motivos.


    Los gobernantes que jalean la iniciativa privada deberían aprovechar la repugnancia que el Palacete de Congresos inspira a los profesionales del sector, para rebajar sustancialmente las percepciones de los artistas que han alumbrado esta epifanía. Empezando quizás por el egregio que prometió un edificio “mediterráneo”. Reclamaría sin duda quien invirtiera su propio dinero, pero pagamos a escote. Como mínimo, debería obligarse a los participantes a demoler con sus propias manos y por el mismo precio el mamotreto sin postores.


    Los palacetes siempre salen muy caros a los mallorquines, ya sea que se construyan en la capital insular o en Pedralbes. Aceptamos que Bauzá no comprenda el efecto de un hotel en es Trenc, habría que explicárselo imaginando un establecimiento hotelero en un lugar sagrado de Madrid. Ahora bien, el Palacete sin Congresos debía convertirse en el ombligo de la Palma de Mallorca conservadora. Y no olvide que PP/PSOE actuaban mancomunados en este disparate y en el hospital de Son Florentino, siempre en contra de los ciudadanos. Qué romántico, contemplar la pasión compartida por Jaume Matas y Aina Calvo. El bipartidismo no puede renegar de los macroproyectos comisionados por cualquiera de sus fauces. Suerte que Rajoy advirtió la semana pasada a sus huestes de que “no más autopistas –Eivissa– ni pabellones –Palma Arena–”. Sin este freno, el alcalde y el president levantarían un segundo Palacete de Congresos en un rincón privilegiado de Palma, para ver si tenían más fortuna en su comercialización.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook