Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 15
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El divorcio consciente

    La mitad de los lectores de este artículo ha decidido divorciarse, a la otra mitad le falta valor para acometer tamaña empresa. Todos ellos se beneficiarán de la fórmula elegida por Gwyneth Paltrow y Chris Martin, probablemente el matrimonio más cursi del planeta. La actriz y el cantante de Coldplay no se han divorciado, se han "desparejado conscientemente". La técnica del "conscious uncoupling" proviene de California como todos los tóxicos, y pretende una separación conyugal que aplaudiría el Dalai Lama. La expresión está a punto de ser incorporada al diccionario Oxford, y este adiós racional pretende mejorar al divorcio compulsivo en que la parte afectada no necesita dirigirse a los armarios de su antiguo amor con unas tijeras, para destrozar su vestuario. Esta versión amortiguada de la ruptura tampoco contempla la necesidad de estrellar el deportivo de la pareja contra la verja antes de largarse.

    No hay ninguna razón por la que el divorcio debiera ser más civilizado que el matrimonio del que forma parte sustancial, pero la omnipresencia de la pedagogía obliga a extraer enseñanzas de las situaciones más rudas. Para facilitar el tránsito del "te querré siempre" al "no te soporto ni un minuto más", la técnica del desparejamiento consciente incluye una luna de miel de despedida. Paltrow y Martin la celebraron en un hotel de lujo, sin que la estancia de descomprensión mejorara la escasa talla de dos divos tan predestinados a casarse como a divorciarse.

    El divorcio racional que alentamos aquí está auspiciado por el gurú de costumbre. Se adorna con el acertado nombre de Habib Sadeghi, información superflua porque probablemente usted no puede pagárselo, a diferencia de la Paltrow. El éxito de sus métodos, como el de todas las profesiones creadas en las últimas décadas, consiste en cambiar el nombre de las cosas. El divorcio es un desparejamiento consciente, la pérdida de kilos es una "liberación de peso". Esta grotesca nomenclatura impulsa a reivindicar la obesidad. O el matrimonio, por citar una patología más grave.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook