Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 24
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El discurso erótico de Bauzá

    El penúltimo incidente del PP mallorquín en una sauna se remontaba a las correrías nocturnas de Rodrigo de Santos, con resultado de cárcel. El episodio anterior del mismo elenco a temperatura de ebullición tuvo lugar en el prostíbulo moscovita Rasputín. En ambos casos, el abono de sudores y jadeos corría a cargo de los ciudadanos. Produce cierto embarazo que Bauzá recurra al baño de vapor, un fijo en la corrupción de los populares,  para enhebrar una alambicada metáfora en un campanudo foro madrileño. La expresión “quien quiera sauna, que se la pague” no figura en  los manuales de ciencia política. El president debió redondearla en “quien no pueda pagarse la sauna, que me la pague a mí”, porque los tres mil euros diarios del Govern a su farmacia surgen del sudor de ciudadanos que han tenido que anular la inscripción en el gimnasio, para sufragar al presidente autonómico mejor remunerado de España.

    Sin salir de la sauna, Bauzá pasó a enredarse, ante una selecta audiencia ministerial, con la necesidad de compartir las “toallas” usadas y las “taquillas” de hermético contenido. Solo le faltó rociarse de desodorante en público, en Madrid deben pensar que toda Balears coincide con su imagen de Eivissa. El farmacéutico elevó la temperatura de su discurso con sucesivas insinuaciones, hasta componer la pieza más erótica de la política contemporánea.

    Ningún gobernante se toma los esfuerzos de Bauzá por exhibir su ignorancia. Sin embargo, la proliferación en su homilía madrileña de saunas, toallas, taquillas, vestuarios y pieles desnudas delata una psique harto complicada. Entre la simplicidad y la simpleza, nos obliga a pensar si su conducta merece tanto análisis, cuando tiene la cabeza en ambientes más tórridos que la siempre tibia Mallorca. Y como su delirio voluptuoso digno de la Terremoto de Alcorcón pretendía demostrar la financiación injusta, le ofrecemos gratuitamente un símil gastronómico menos comprometido que los juguetes sexuales. Balears come mortadela para que otras regiones saboreen el jamón pagado con nuestro sudor. Y lágrimas.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook