Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 24
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El corazón de Urdangarin

    Los historiadores no han logrado pacificar el dilema entre una Revolución Francesa impulsada por el enciclopedismo volteriano, o espoleada más bien por los libelos sobre las correrías sexuales de la emperatriz María Antonieta. Es probable que nunca conozcamos la respuesta, aunque Emmanuel Todd recomienda atender a la demografía antes que a las mentes esclarecidas de la Ilustración. También el escándalo Urdangarin, y no sólo su protagonista, está siendo arrastrado en la vulgata de la prensa rosa. Nadie lamentó que este segmento en auge del orbe informativo abrillantara antes la imagen de la Familia Real.
    Una línea hipócrita califica de vergonzoso que la mayoría de la población se zambulla en el escándalo Urdangarin –esta noche, conexión de Sálvame de luxe con los juzgados de Palma–. En realidad, contemplan con alborozo la contaminación rosa, que les permitiría reducir el desvío injustificado de millones de euros a una trifulca entre cuñados. De este modo, entre la aquiescencia de los doctos y el regocijo de la plebe, los programas más estridentes asumen una portavocía jaranera de la Casa del Rey, más acertada que la oficial. Las conductas en juego no pueden ser tan delictuosas, si las está comentando Belén Esteban.
    Desde Cioran hasta Kundera, la vida sólo es soportable como broma. La afluencia de pruebas obliga a desviar el asunto penal a otros ribazos. La línea exculpatoria jurídica se centra en pecadillos de ámbito administrativo con castigo de cachete, pero se intensifica la defensa por la vía del corazón. A saber, a Urdangarin se le acusa por los mismos motivos que a Isabel Pantoja. Esta situación esperpéntica surge paradójicamente de la gravedad de los valores arriesgados por el imputado VIP. Quienes lamentan el exceso de atención dispensado al yerno del Rey, enriquecen la cháchara con su palabreo. Cada asunto recibe la atención que merece, empezando por el béisbol. Cuando diluvian los sensacionalistas y los exculpadores del duque regado con millones públicos, cabe aplicarse a la interrogante axial del periodismo de autoayuda. ¿Dónde está la pasta? 
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook