Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 23
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El Consell es una imputación

    Sólo una tesis doctoral podrá desarrollar en profundidad nuestra hipótesis, según la cual los políticos mallorquines se vuelcan en la corrupción a falta de otra actividad mínimamente cautivadora a desarrollar en el cargo. La molicie –hay que emplear el léxico de Rouco y Ratzinger– no siempre se sustancia en sudokus o en sexo en la oficina, sino que en temperamentos fenicios se orienta a pasiones más rentables. Aunque este argumento no figura entre las razones aportadas por Rubalcaba para suprimir las diputaciones, ha de ser capital para decapitar el Consell Inmobiliario de Mallorca. Pesa incluso más que la identidad de sus sucesivas presidentas.
    El Consell no es una Diputación, es una Imputación. Al margen de su opinión sobre la corrupción por aburrimiento, hasta los nacionalistas más furibundos admiten que el Consell mallorquín es redundante del Govern vecino. A cambio, ha logrado una encomiable efectividad en la contratación de parásitos o incluso saprofitos, a juzgar por la operación Picnic que estudia la rentabilidad extraída de la materia orgánica en descomposición. Hasta la fecha, la Administración es el único sector que disminuye sus ingresos y prestaciones sin alterar su nómina de altos cargos. Sólo una reducción radical le otorgará el tamaño suficiente, a fin de que los gobernantes desempeñen sus funciones sin demasiado tiempo libre para corromperse.
    Cuando de aquí a diez años se recuerden las discusiones sobre la desaparición del Consell Inmobiliario, se reirán de nuestra ingenuidad. Es inadmisible que exista todavía. Envenenado y superfluo, ha gastado sin consuelo, ha consagrado a mediocridades y ha sobrecargado la administración de Justicia, obligada a descuidar a otras mafias para centrarse en la política. El PP, como entusiasta votante de Can Domenge, reniega de la propuesta de Rubalcaba. Sin embargo, los argumentos de la derecha para la extinción de Televisió de Mallorca se multiplican por diez a la hora de evaluar la supresión del Consell. Por no hablar del ahorro en corrupción.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook