Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 09
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El alcalde Isern vende ruido

    Village es una palabra que fascina a los bobos que no saben ni idiomas. He convivido durante semanas con el término, esquivando con cuidado cualquier información en la que apareciera, hasta que no me quedó más remedio que enterarme de que era el emplasto churrigueresco de una competición náutica. Paseando más allá de la medianoche por la Palma que cae al mar, tuve la desgracia de escuchar el ruido tan mono que fabricaban los DJs –otra bobada contemporánea– del Village susodicho. Me pregunté cómo podían soportar los vecinos tal suplicio sin estallar. Por fortuna, la publicación de una carta elegante y documentada de Antònia Galmés me demuestra que no todo está perdido, y que el vandalismo del Village patrocinado por Cort tuvo acuse de recibo. La misiva se suma a Una noche en  blanco  de Xisco Simó, una de las mejores crónicas de rock que he leído, aparte de un compendio de la tortura que Guns n’Roses infligieron a los vecinos de Son Fuster. Sí, conozco los derechos de los asistentes, programe un recital flamenco donde ellos viven y apreciará su índice de tolerancia. En fin, añado la carta Esclavos de la incompetencia, de Paco Piquer.
    Tras celebrar el epistolario, desjarra el agua fría. Ni cartas ni artículos sirven para nada contra la cooperación entre los mafiosos del ruido y el ayuntamiento de Palma, que supondremos gratuita a beneficio de inventario. Mateo Isern aplaude a los agresores sonoros. Al tratarse de un alcalde de talante demócrata y cristiano, en ningún caso obligaría a  los palmesanos a padecer un maltrato que no quisiera para él.
    Por tanto, cuando se organice el próximo Village o Garbage, que por algo riman, los vecinos han de desplazarse al tranquilo domicilio de Mateo Isern en las proximidades. Con el apoyo de un DJ del barrio –es un trabajo tan agradecido que podría hacerlo hasta un político–, le replicarán la serenata que ellos reciben. Eso sí, sin un decibelio de más. Seguro que el alcalde agradecerá el gesto en lo que vale, porque podemos garantizar que ningún concejal del PP conoce en su carnes la agresión sonora.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook