Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 05
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Demolición sostenible

    El semanario Mallorca Zeitung publica bajo el epígrafe “¿Qué hacer con el Palacio de Congresos?” un valioso informe, pese a la desdichada idea de incluir mi opinión al respecto. No pienso librarles de ella. Cort presupuesta en 30 millones de euros la demolición del adefesio a estrenar. Por primera vez en la historia, una institución sólo encuentra el coste como obstáculo a la aniquilación de su magnum opus. Mi propuesta alternativa es diáfana, que lo derriben ellos. ¿Quiénes? Los diez millones de turistas que visitan anualmente Mallorca, y que pagarán felices por liberar sus instintos destructores en el Parque Temático de la Demolición o Demolition Theme Park.

    Los turistas serán trasladados desde Son Sant Joan hasta el cercano Palacio de Congresos. Pagando un mínimo de cinco euros, y diez de media, podrán elegir entre participar en una demolición manual con martillo y escoplo, la variante mecánica con taladradora o la modalidad química con explosivos. En el ala VIP del inmueble, los jeques árabes pagarán mil euros por la voladura de una sala, en cuyo interior se habrá concentrado a los políticos que han concebido y alentado el engendro durante una década. ¿Cantidad media recaudada? Unos 80 millones de euros, por no hablar de que el ejercicio funcionará como una técnica de stress releasing, y los visitantes llegarán a sus playas relajados y sin ánimos de practicar el balconing. No se preocupe por los escombros, serán entregados como recuerdos a los demoledores. Igual que en el Muro de Berlín, otro testimonio de la locura de los gobernantes.

    Ahora viene lo mejor, porque la recaudación se prolongaría hasta el infinito. El demolition spa desaparecería en un verano, porque diez millones de personas poseen una potencia devastadora. Sin embargo, en invierno volvería a levantarse hasta que alcanzara su actual configuración, dando trabajo al diez por ciento de los parados mallorquines. Quedaría listo para su derribo al siguiente verano. Y así sucesivamente, en un precioso ejercicio de demolición sostenible.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook