Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 07
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cosas que acaban en ‘-ia’

    La publicidad se fundó para que el consumidor distinguiera unos productos de otros. El objetivo inaugural degeneró por el camino en la homogeneización de todas las opciones, hasta desembocar en las odiosas marcas blancas. Durante la última década, la mercadotecnia estalinista ha extendido la voluntad uniformadora a la denominación de las grandes corporaciones, que debía acabar por fuerza en -ia o -alia. Por ejemplo, una cadena de burdeles pasaba a titularse Prostitucionia. Y una empresa de seguridad, Represalia. Esta humilde sección multiplicaría su número de lectores, si se acogiera al genérico Al azaria.
    El planetia avanzia con gracia hacia una edad doradia, pero la falta de inventiva de los publicitarios no sólo ha contribuido  a que todas las cosas se llamen igual. Coadyuva además al hundimiento económico. De repente, las empresas acaban literalmente en -ia, y se derrumban. Ahí están por ejemplo las entidades financieras Bankia y Dexia, donde el castigo de los mercados no afecta únicamente a sus contenidos, sino a su deplorable denominación. La insistenc-ia en las marcas repetidas debía zanjarse con la indiferenc-ia, pero ha reportado traged-ia y desgrac-ia a quienes creyeron que el secreto de la supervivenc-ia estaba en el nombre.
    Si Angelia Merkelia no lo remed-ia, las innumerables compañías europeas terminadas en -ia y -alia se desplomarán sucesivamente. Salvo Aleman-ia, claro. Los mercados hacen justic-ia, y han condenado la falta de imaginación, el único crimen que no podía asociarse al siempre creativo capitalismo. Advertidos por este artículo, los cerebros de las agencias de publicidad rastrearán nuevos sufijos de uso obligatorio. Tras la remisión de las banalias, prepárese para un aluvión de terminaciones en -ion o -ium. No es probable que se detengan en una mera masculinización en -io, como el protagonista de Cela que llamó Cojoncio a su hijo. Tras infinitas probaturas, concederán que la denominación óptima para una entidad financiera es Bancobank. Sin complejos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook