Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 20
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cort nos ahoga con holgura

    La última generación de gobernantes del PP ha llegado al poder con la misión sagrada de resolver problemas personales. Nada ha cambiado respecto a anteriores remesas, por tanto. Jesús Valls, el gerente de urbanismo de Cort a quien tengo la fortuna de no conocer, predica ahora que Palma tiene que crecer, condición indispensable para que los campeones mundiales del pelotazo se sigan enriqueciendo a costa de los palmesanos. El melodramático concejal enmascara su propósito bajo unas esotéricas “necesidades de vivienda”. Según los datos oficiales, la ciudad tiene miles de casas que no encuentran comprador, pero la verdad nunca fue impedimento para la cruzada de cemento de un preboste conservador.
    Otros aquilatarán la sospechosa coincidencia del emotivo lamento del gerente de Urbanismo con fabulaciones similares de los promotores de la destrucción, cuyos informes sobre el mercado de la vivienda comparten la solvencia de los estudios firmados por un tal Urdangarin. Los argumentos mil veces repetidos no me impidieron derramar una lágrima, cuando el concejal del PP apeló a la “holgura” que a su juicio precisa Palma. La única forma de hacer espaciosa una isla de un millón de habitantes –la mitad de ellos en la capital– consiste en reducir su población. Cort pretende exactamente lo contrario, nos ahoga con holgura. En beneficio de los apellidos de costumbre.
    Se necesita mucha holgura oratoria para barnizar de truculencias morales la disminución de fichas urbanísticas donde montar el Monopoly de costumbre, a cientos de miles de euros la parcela. Ni siquiera les asiste la excusa de la creación de puestos de trabajo en la construcción. Los depredadores a quienes defiende Cort no piensan colocar ni un ladrillo, sólo desean revender los derechos urbanísticos que les regalan los representantes de los ciudadanos. El PP alienta la benéfica especulación que nos ha precipitado en la catástrofe. Quién podría reprochárselo, vistos los excelentes réditos –también electorales– que extrae la derecha de los abusos de sus promotores.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook