Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 13
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Bosch volverá a Cabrera

     La abnegación de Bosch en la elaboración de vídeos educativos no debe vacilar ante las críticas de los desalmados de costumbre. El conseller ha de regresar el próximo verano a Cabrera, en las mismas condiciones y dieta que en años anteriores, para no desabastecer a los colegios mallorquines del material videográfico que aguardan con ansia. Enfocamos a Bosch porque nada puede sorprendernos de Gabriel Company —¿productor, director de fotografía?—, y porque Antonio Gómez se está tronchando al comparar los sucesos del archipiélago con la gestión de Menut en su feudo de Escorca.


    Una vez destapado su pluriempleo como cineasta sin estrenar, Bosch se declaró tan inocente como los políticos del PP  mallorquín que se han proclamado impolutos en escándalos pretéritos, y saldados con sentencias innumerables. Como en un examen de respuestas múltiples, el conseller y profesor disponía de las tres opciones que sintetizamos: a) Quedar para la posteridad como un irresponsable; b) quedar como un irresponsable arrepentido –según el acreditado modelo del Rey en Botsuana– y c) quedar como un irresponsable que además hace el ridículo —“he viajado a Botsuana a grabar vídeos educativos de elefantes”—. No hace falta especificar la opción elegida libremente por el único miembro del Govern que puede presumir de algo parecido a un intelecto.


    Ahí está la clave. Los consellers que abusan de Cabrera sobre los lomos de los ciudadanos —por no hablar de los parásitos privados— se limitan a seguir su instinto. En cambio, a Bosch se le suponía la sensatez de no empeorar su situación en la encrucijada, con ataques de ambos bandos lingüísticos. Se aferró al catalanismo para matizar su filiación conservadora, pero está obligado a actuar como ariete del PP castellanobalear. Finalmente, ha recurrido a excusas dignas de su president, y ésta es la imputación más ofensiva del artículo. La ambición de Bosch no se detenía en una conselleria, pero su vocación artística ha prevalecido sobre sus sueños políticos. Y ya que estamos, el sarao de Cabrera no acabó en el archipiélago, nunca lo hacen.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook