Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 15
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Bergoglio vs. Ratzinger

    La acogida al humeante espectáculo vaticano demuestra que el mundo no necesitaba tanto un nuevo Papa como una nueva elección de Papa. Los teólogos ortodoxos poseen una inteligencia apreciable. Si hace dos meses se hubiera propuesto a estas eminencias la dimisión de Ratzinger, habrían replicado a coro que la salida era absurda, porque el pontífice se hallaba en el momento óptimo para que fructificara su semilla. Ratzinger abdicó, y los doctores de la iglesia repicaron que el abandono se producía en el momento óptimo, porque la semilla de Ratzinger ya había fructificado. No se advierten diferencias reseñables con los forofos futbolísticos, propensos a aplaudir cualquier decisión de su club.

    Hasta ahora mismo, ningún teólogo oficial ha puesto un pero a la proclamación de Bergoglio. Si es el mejor Papa imaginable, ¿por qué fue relegado a la segunda posición en el penúltimo cónclave, cuando ya estaba a punto de adentrarse en el septuagenariado? Además, la novedad de la supervivencia del olvidado Ratzinger convierte las alabanzas a Francisco en denigraciones de su predecesor. Incluso el anodino “cambio de rumbo” implica que el rumbo anterior era erróneo. Este conflicto fratricida se traslada a las sucesiones a otros tronos religiosos, como la corona española. Si el Rey abdicara en contra de la voluntad de Corinna, los elogios de ordenanza a Felipe –sin ordinal, como el Papa– ofenderían a su antecesor y progenitor.

    Todo lo anterior ofrece perspectivas inéditas sobre los cargos vitalicios y su eliminación en épocas pretéritas. El envenenamiento, de honda tradición en los tronos vaticanos, regios y chavistas, cumple la misión piadosa de ahorrarle al saliente las comparaciones negativas o vengativas con su sucesor. Los jerarcas de las religiones se adelantaron a la eutanasia, y los cardenales vigentes atienden a la misma regla al nombrar a un cardenal de sobrada edad y magullado. Otro dato en que se equivocaron unánimemente los teólogos, que ahora coincidirán en que la semilla papal fructifica mejor a los ochenta años. Amén.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook