Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 21
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Barquitas en el Parc de la Mar

    El patetismo de un situación brilla con especial fulgor en sus menudencias. Por ello, en tiempos de agitación apocalíptica nos complace despistarnos en la crítica de propuestas meramente bobas, y por ello favorecidas por nuestros políticos. La firme opción de la derecha por ensuciar el entorno cursa con la ópera de Calatrava, cuando puede regalar millones de euros a cambio de maquetas que nadie desembaló. En tiempos de penuria y en el mismo teatro de operaciones, Cort puebla de barquichuelas el Parc de la Mar para rebautizarlo como Parque del Retiro, porque Madrid es el modelo del PP castellanobalear. Es decir, una isla a la que sólo le sobra superficie acuática, desflora su única lámina líquida virgen. Ni siquiera la grata hipótesis de que la barquita vuelque en la navegación inaugural, y la subsiguiente desaparición de las autoridades a bordo en los fondos lacustres, nos reprime de la urgencia de dispensar una azotaina a esta memez marinera.


    En primer lugar, esperábamos algo más creativo del PP. Por ejemplo, la propuesta de arrojar al lago del Parc la basura que importamos de Europa, con el consiguiente ahorro en transporte a Son Reus. El argumento de que se trata de la única zona de Palma no explotada comercialmente obliga a abrir un bar de tapas en el interior de la Catedral, un espacio ciudadano de magnitud comparable. Puede combinarse con un after en el templo, que enlace con los oficios matutinos. Además, las gráciles barquitas irán acompañadas, a buen seguro y como ocurre en el golf, de una cadena de instalaciones suplementarias –de talleres a residencia para navegantes– que faciliten la urbanización de los contornos.


    La única esperanza radica en que Bauzá posee un piso de dos millones de euros en las inmediaciones. Para que no le importunen los navegantes de bañera, el president se preocupará de dictar otro decreto ley que impida la navegabilidad del lago. Aumentando de escala, esta peripecia sólo demuestra que el PP nunca ha entendido la esencia del Parc de la Mar, de Palma ni de Mallorca. Por eso gobiernan.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook