Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 30
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Atropella al turista y corre

    La primera ley del tráfico rodado establece que ni el conductor más avezado y precavido se halla exento de atropellar a un niño en un paso de peatones. Esta evidencia contribuye a que aceptemos con resignación la carnicería de la carretera. Sin embargo, un atropello registrado en Llucmajor explora los confines del estupor. Dos policías –uno de ellos inspector– con tasas de alcohol en la sangre que quintuplican a las permitidas, conducen a gran velocidad un coche oficial pese a que están fuera de servicio. Esquivan a cicloturistas, con tanta temeridad y mala fortuna que arrollan a una ciudadana alemana fallecida a continuación. Rematan su actuación de agentes de la autoridad dándose a la fuga. Cuesta encontrar un residuo de racionalidad en su conducta o su conducción.
    Si la muerte de la turista autorizara a más consideraciones, los miembros de las fuerzas del orden han arruinado sus vidas y esperemos que sus carreras. De propina, han humillado a una isla que vive exclusivamente de la imagen que brinda al exterior, y que se ha convertido en la patria de policías que huyen tras provocar un accidente. Cabe preguntarse qué margen dejaban a la responsabilidad para la que habían sido costosamente formados, y que controles se saltan habitualmente en la evaluación de los funcionarios armados.
     Los protagonistas de esta historia no han aprendido nada, en el ejercicio de la profesión más pedagógica que cabe imaginar sobre las miserias humanas. Su provocación reproduce el comportamiento de una sociedad adiestrada en la negación de las deudas. Y esto no se escribe desde una ridícula superioridad moral, sino desde la compasión o pasión compartida. El accidente demuestra que ni los catedráticos de psicología saben cómo reaccionarían ante la alarma del fight or flight, el momento decisivo en que se debe optar entre enfrentarse a una realidad dramática o evadirla. Un comportamiento heroico surge siempre de la improvisación, el coraje es el entrenamiento en la aceptación del destino. Escribirlo es más fácil que practicarlo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook