Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 02
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Arde la segunda piel

    Según el Govern, la gestión del Govern mejora a cada incendio. Cuando alcance la perfección, no quedará nada por quemar y clamaremos en el desierto literal. La prepotencia marca de la casa Bauzá no enciende el fuego, pero tampoco lo sofoca. El desprecio olímpico al medio ambiente no exime de responsabilidad. Los adictos al ejecutivo hablan de “optimismo” cuando han ardido 500 hectáreas, que serían un desastre en sí mismas porque doblan la superficie quemada el año pasado, pero que son sólo una sexta parte del desastre en curso. A 22 de agosto. Las grandes hogueras han crecido en las geografías tradicionales de La Trapa y Artà, por lo que no cabe hablar de sorpresa. El único asombrado es un farmacéutico que se creyó investido del poder mosaico de detener las llamas. Jamás admitirá un error, pero su ridículo debe invitar a la reflexión a quienes le divinizan y declaran que sólo es incompatible con la verdad.


    La Trapa y Artà eran “claramente previsibles” en el escalafón de fuegos, por recurrir a la misma expresión utilizada por el juez de la catástrofe ferroviaria de Santiago, para imputar a las empresas públicas ligadas a la catástrofe. El origen inmediato dista de ser la causa, y la letanía en que se escuda el Govern –relieve, viento, calor, madera– estaban ahí durante los años pacíficos, y abundan en geografías mejor preservadas. Que no nos vengan con Australia, Mallorca es una ciudad donde los bosques son parques porque así lo han ordenado los urbanizadores.

    Tener a Mallorca por segunda piel es una garantía de no sentirse confortable en ella. El tratamiento de los actuales fuegos forestales antepone la salvación de las casas que no debieran estar ahí, mientras se quema la naturaleza que venden los empresarios turísticos. Por cierto, cuán clamoroso el silencio de hoteleros que braman en cuanto un periodista expone una leve crítica a la isla. Y qué símbolo la proximidad a la mamarrachada de Canyamel, con apoyo de la izquierda plural. Si desprecias al medio ambiente, no debe extrañarte que te responda de la misma manera.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook