Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 18
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    A más izquierda, menos PSOE

    ¿Qué diferencia hay entre el Pablo Iglesias 2.0 y el Felipe González de los años setenta? Que el segundo era más radical, y apuntaba a la nacionalización de la banca si no le hubiera precedido el experimento fallido de Mitterrand. Con el tiempo, el felipismo ha evolucionado hasta apadrinar la conversión del PSOE en la mano izquierda de Botín y la mano derecha de Rato. El abuelo socialista y consejero de grandes empresas no solo repudia hoy a su nieto porque se le parece demasiado, sino porque González se ha empeñado en destruir el partido que creó. Ahí está su torpeza mal corregida de proponer un Gobierno de coalición con el PP, en plena campaña electoral. O su falta de visión al combatir con denuedo el chavismo en Venezuela, mientras la pésima política de sus siglas alentaba la aparición de corrientes similares en la pobre España.

    El parecido razonable entre Iglesias y Felipe, por no hablar de su poder de seducción y vestuario compartidos, confirma la necesidad de reeditar el PSOE de la transición. Como mínimo, la urgencia de suprimir el actual. Refundación o refundición. El trapisondismo de último minuto de la vigente secretaría general solo ha conseguido que Madina parezca más viejo que Rubalcaba, que Patxi López dimita cada día de una responsabilidad distinta, que Chacón vuelva a ser la ministra que declaraba que su hijo formaba parte del proyecto de Zapatero, y que la portavoz imperial insista en mirar a las cámaras con el rostro de asombro que todos pusimos la primera vez que vimos una película porno.

    Las europeas se traducen en más izquierda que nunca y menos PSOE que nunca. El voto progresista se ha disparado con una fuerza insólita desde 1982, los socialistas se sitúan por debajo de la mitad de sus marcadores habituales. Cuando Cañete insulta a Valenciano, se produce un movimiento de repulsa que nutre a partidos sin Valenciano. Urge un cambio de siglas de la formación antaño hegemónica. Aliviará así en un gesto póstumo a los votantes que se van desenganchando sin ruido de la formación siamesa del PP.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook