Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 25
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    A Bauzá le sobra democracia

    El fanático Bauzá se considera tan demócrata que no necesita más democracia a su alrededor, la enésima prueba de su ignorancia sobre el significado de su profesión. En contra de lo que se cree, su primera víctima fue el poder ejecutivo. Nombrar vicepresidente a Antonio Gómez escenifica el desprecio absoluto que siente el president por el Govern, vehículo exclusivo para la tramitación de los pagos al farmacéutico y a Kovacs. De ahí la solemne incapacidad presidencial para dialogar con médicos o profesores. En el cuartel, la única escuela que admite Bauzá, aprendió que se obedece y punto, con más convicción cuanto más absurda sea la orden.

    Anulada la esencia autonómica, el farmacéutico partió a la caza de jueces. Ha interpuesto media docena de pleitos particulares con fondos públicos y, en el TIL, ha cancelado dos resoluciones del Tribunal Superior con una cacicada. Después de liquidar al poder judicial, el fanático la emprende con el legislativo. Le hubiera gustado escenificar la entrada a caballo en el Parlament. O en su defecto, cabalgando a un conseller. Sin embargo, ha dado un golpe austero, consistente en la estéril reducción del número de diputados para aumentar el número de cargos estrafalarios y caros que puede nombrar en el Consolat.

    La pretensión inicial del farmacéutico era suprimir a todos los diputados que no fueran del PP. Dado que nadie puede dudar del pedigrí de los populares, la democracia estaría salvaguardada. Aunque los fanáticos analizan las deficiencias ajenas con mayor perspicacia que las propias, sorprende que un diputado que triplica el generoso sueldo medio de la cámara hasta acercarse a los 200 mil euros anuales, proponga un recorte de los salarios ajenos. No habla de retirar a los diputados de probada incompetencia. Al contrario, pretende limitar el ya alicaído control de su Govern, otra prueba de mala educación. Coincide con el gran Juan March Ordinas cuando dictaminaba que, a menos parlamentarios, más fácil resulta comprarlos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook