Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 28
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Vivir de éxito, un balance de Còmic Nostrum

     

    En ocasiones, la sofisticación y el éxito comedido pero constante de un festival cultural de largo recorrido provoca una actitud acomodaticia y autocomplaciente en sus organizadores. Sobre todo cuando la fórmula no se revisa al término del mismo. También puede producir distanciamiento, escasez de frescura y que, a veces, sean menguadas las relaciones humanas entre participantes, invitadores y público. Es decir, en ocasiones, los encuentros culturales bien nutridos y proteínicos (y sobre todo muy grandes) corren el riesgo de dejarle a uno más frío que la terrible El hombre de acero (la última de Superman). El funcionarismo es el peor enemigo de un festival. Bien, Còmic Nostrum, que ayer cerró gran parte de su programa en la Escola Superior de Disseny con un mercado que reunió a aproximadamente a 1.500 personas, aún no es sofisticado, ni grande, ni está lo suficientemente nutrido presupuestariamente. Tres aspectos, a primera vista no del todo positivos, que han sabido revertir para que corran a su favor. Pero porque la decena de personas del Clúster que  organiza y mueve Còmic Nostrum ostenta una actitud cero burocrática y trata a los invitados como viejos amigos a los que uno hace mucho que no ve y sólo desea que, en su visita, disfrute como si aquella fuera una ocasión única, ya que sabe que pueden volver a pasar muchos años sin volver a encontrarse. Creo que el respeto y las ansias de dignificación y reconocimiento de su propia profesión en nuestro país tienen mucho que ver asimismo con ese trato exquisito que los dibujantes de aquí han dispensado a sus semejantes que han aterrizado estos días por nuestros lares. Esta sociedad nuestra nos da facilidades para hacer el amor, pero no para enamorarnos. Pues yo estos días he visto enamoramiento loco por la viñeta.

     

    Ya hemos hablado del voluntarismo, de la entrega y de la cercanía. ¿Por qué otros motivos ha sido un éxito este festival?

    -Llega la hora de los números. La organización calcula que habrán pasado por los actos del programa aproximadamente 3.500 personas. Sólo en el mercadillo de ayer, hubo unas 1.500. Las expectativas de ventas se superaron. Es posible que haya habido más visitantes, pero en las exposiciones no hay contadores y aún continúan abiertas. Por ello es imposible arrojar una contabilidad cerrada del encuentro.

    -Las masterclass se alzan como las actividades de mayor éxito. Se llenaron enseguida. Están grabadas en vídeo. La organización baraja subirlas a YouTube u otro canal similar. El año que viene les gustaría ofrecer más plazas para estas clases, que también podrían estar abiertas en 2014 a los aficionados.

     

    -Las entrevistas con los editores franceses, Frédéric Niffle (Spirou) y Thomas Ragon (Dargaud), funcionaron bien. Se interesaron mucho en tres o cuatro proyectos. Me consta que, entre ellos, el de 9 preguntas (Dibbuks) y otro de Guillem March. Ya veremos si surgen publicaciones de dichos encuentros. Lo que sí es muy positivo para los dibujantes de aquí es enfrentarse a la presentación de un proyecto con editores de fuera, un hecho que sólo puede provocar subir el nivel. ¿Acaso no es una suerte de examen enfrentarse a profesionales como Niffle o Ragon? El feedback y los consejos que ofrecen durante estas entrevistas no son baladíes. “Los editores franceses saben cómo mejorar los libros”, asegura Joan Miquel Morey. Bien lo saben Tomeu Seguí y Pau.

    -Embajadores de la isla. Niffle lo afirmó en varias ocasiones, así, sin remilgos: “Le voy a decir a todo el mundo lo maravilloso que es esto y este festival”. Jaume Martí se encargó de pasear a varios invitados por una fantástica ruta: Valldemossa, Deià y Fornalutx. Con baño en los alrededores de Sa Foradada. Sobredosis de belleza, síndrome de Stendhal.

    -“La ausencia de vanidad”, concedió Blutch. El autor aplaudió la falta de esnobismo de los invitados y organizadores, y la enorme curiosidad que detectó tanto en ellos como en el público asistente al festival.

    -La cohesión en el sector local del cómic ha aumentado.

     

    Sobre la mesa del Clúster, aguardan para 2014 la mejora y el replanteamiento de ciertos aspectos del festival. Entre ellos:

    -Reducir la dispersión de los espacios en los que se ha alojado el programa.

    -Ampliar las masterclass.

    -¿Reducir un día el festival?

    -Mejorar la organización interna del propio Clúster para que el festival no les genere tanto trabajo a los integrantes. Acabaron exhaustos.

    -Una de las más importantes: recuperar el apoyo del Consell de Mallorca, con competencias en Cultura, no lo olvidemos, y el promotor primigenio de Còmic Nostrum.

     

    Para acabar, dos apuntes más. La exposición de Blutch en la Escola de Disseny es magnífica. El dibujante es un cronista de la vida cotidiana y sus infamias. Sus viñetas inquietan y contienen digresiones caprichosas y fantásticas. Beben de diversas fuentes: del surrealismo en su concepción y del expresionismo en la estética. El cine (Visconti), la literatura (Paul Verlaine) o la tragedia griega son temas abordados con una vuelta de tuerca. Hay páginas de varios de sus álbumes: Peplum, La Beauté o La Volupté. Por cierto, no hay duda de que Blutch es un fan absoluto de las pinturas negras de Goya. “Me alegro de que me saques esa referencia. Al fin alguien me lo dice. Justo cuando estaba realizando el corto Miedo a la oscuridad, que se proyecta en la muestra, tenía todo el tiempo en la cabeza al pintor español”, confiesa. Comparado con los dibujantes isleños, el autor premiado en Angulema se ve sí mismo “como un niño mimado por la industria francesa”. “Los de aquí nadan a contracorriente”, observa. Por otra parte, cree que el hecho de que la industria española de cómic sea pequeña “a veces constriñe a los dibujantes, que creo que deben liberarse más como autores –señala-, pero les comprendo, porque tienen que hacer muchos trabajos alimenticios”. De todos modos, aseguró haber contemplado “obras muy interesantes” durante estos días. “También he escuchado muchas conversaciones sobre la crisis económica y política que atraviesa el país. Los dibujantes están muy comprometidos con lo que sucede aquí”, concede.

    El programa se cierra el próximo sábado día 2 con la muestra Herois. Els autors de les Illes Balears al mainstream americà (Marvel y DC Comics). Con originales de Paco Díaz, Guillem March y Tomeu Morey. Lugar: Casal de Cultura Can Gelabert, en Binissalem. 

     

    Còmic Nostrum vivirá de éxito. De momento, ya ha echado raíces y no hay picudo rojo que pueda con él. 

     

     

     

    P.S. Geniales los apuntes urbanos en la página oficial del festival en Facebook

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook