Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 24
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Un mapa sin ‘beach clubs’

     

    Hola, señores de la Fundación Turismo Palma de Mallorca 365. ¿Cómo va el verano? Como supongo que no se enterarán de las agudas ideas que ponen en marcha algunos ciudadanos con empuje (muy ocupados están ustedes con los récords turísticos que están alcanzándose), y como supongo que no conocerán algunos proyectos de difusión ya materializados que pueden potenciar “la imagen de Palma como destino urbano diferenciado con una oferta de actividades diversificada, competitiva y de calidad” –me he molestado en usar su lenguaje para que lo puedan descifrar con facilidad–, les expongo aquí las características del mejor mapa-guía (es una colección; habrá más) que se ha confeccionado en mucho tiempo de la ciudad, aunque de momento no se recopilen en él los flamantes beach clubs –que en no pocos casos serían atentados para el Tribunal de La Haya– a los que tanta pleitesía rinde don Álvaro Gijón. Aún nos abanicamos de los calores furiosos que colonizaron nuestro cuerpo cuando anunció otro clubecito de playa de 1.800 metros cuadrados en Cala Estància, un aldabonazo al urbanismo y paisajismo de un núcleo que luchó por mantenerse virginal de nuevorriquismos hasta que desembarcó el Puro, fagocitador (con mala digestión) del estuoso y populoso El Cielo.

    Pues bien, el mapa que ahora tengo entre mis manos es uno de esos sacrosantos callejeros que todo viajero urbanita desearía encontrar en su ciudad de destino. Lo digo porque en él aparecen localizados (evidentemente es una selección) muchos de los locales, establecimientos y tiendas que frecuentamos los palmesanos, el llonguets de toda la vida. A mí, que soy más bien  tímida, me iría genial encontrarme con tesoritos desplegables así cuando el avión de una lowcost me suelta en una ciudad ignota e inédita en mi biografía. Me ahorraría pasar el trámite de una forzada extroversión: “Hola, en realidad, ¿dónde vais los neozelandeses a tomar algo a resguardo de turistas?” Entiéndanme, es duro soltarle a bocajarro esta pregunta a un desconocido.


    Los datos del desplegable. ¿Quién edita estos mapas que recomiendan la visita del Bar Flexas, Casa Roca, el Bar Rita, el Fornet de la Soca, Literanta, el Bar Tony, La Sifonería/Intersecció Art, La Coqueria, Can Frau o la carnicería Cas Caparrot? Pues Sr. Ferrer (detrás están los nada parsimoniosos Miquel Ferrer y Tina Codina). Lo que más me ha gustado de esta mini-guía turística es que en los textos de cada una de estas recomendaciones  se molestan a apuntar anécdotas y a aportar el nombre del botiguer, mesonero, panadero o tabernera, así como el gancho pertinente para entablar una conversación con él o ella. No sé si Miquel y Tina se habrán inspirado en las Historias de Roma de Enric González a la hora de elaborar este material, pero claro es que se manifiesta como una versión reducida de las mismas (de las historias de González) al aportar un toque histórico, empírico y personal sobre esos lugares. También intuyo que los cabecillas de Sr Ferrer son buenos viajeros y que han echado de menos buenas guías y mapas en las ciudades que han visitado.

    Más detalles: este primer desplegable de la colección lo ha ilustrado el artista Llorenç Balaguer (www.negrotinto.es) y ha sido diseñado por Javier Siquier. También ha colaborado Tolo Cañellas, así como Tres Serveis Culturals y Bilibú. De momento, han tirado 2.000 ejemplares y 250 pósters de edición limitada. Cada callejero de la serie (los habrá de barrios, temáticos e incluso de pueblos) contará con la colaboración de un artista invitado distinto.

    Como colofón, destacar que estamos también ante un vademécum informativo para quienes tienen poco tiempo para descubrir lugares de su propia ciudad. Por supuesto, me parece ideal para concejales o para los de la propia Fundación 365, sí, ustedes, los que propusieron una cumbre de eurofans ('euro', de  Eurovisión) para atraer turistas a Palma. O para cualquier otro ciudadano que salga poco del despacho. ¿O acaso no es Palma una gran desconocida para sus lugareños?



    Cambio de tercio. Si José Ramón Bauzá se quedó anonadado la semana pasada ante la riqueza del yacimiento de Pollentia y afirmó que la arqueología debería potenciarse de cara al turismo cultural, alguien debería haberle explicado súbitamente al president que el Patrimonio es competencia suya y que si no se promociona y apoya en estos momentos es porque él no da la orden. Oiga, que no está nada bien hacerse el sueco por muy madrileño que uno quiera ser. Yo creo que, aquel día que al molt honorable (very honourable, en buen TIL) se le antojó contemplar restos arqueológicos, le dio en la cabeza un sol descomedido que le hizo olvidar tanto las lecciones de historia recibidas en el colegio Sant Francesc como las numerosísimas (tantas, oh Dios, que no me acuerdo de ninguna) acciones y labores desarrolladas por la consellera de Cultura por ciencia infusa Joana Maria Camps.

    Sin duda, el desconocimiento de la cuestión y las ganas del president de pasearse por los yacimientos resultan un agravio para los arqueólogos, cuyos descubrimientos, en gran parte de los casos, se están llevando a cabo gracias a labores de voluntariado o campañas de micromecenazgo en internet. El año próximo, investigadores se acercarán a Verkami -una de esas plataformas digitales para conseguir financiación- con el fin de excavar en Bocchoris, vecino de Pollentia. Si tanto le gustaron a Bauzá sus muros y estructuras romanas, por qué no se hace mecenas y deja de darse paseítos polvorientos por lugares que son auténticas necrópolis para sus propias políticas.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook