Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 19
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Un galerista que habla de arte

     

    El problema de las exposiciones conmemorativas es que en muchas ocasiones reflejan parcialmente y de manera sesgada una trayectoria determinada. Máxime si está comisariada por quien cumple años o recibe honores.

    Desprovisto de la tentación de autopromocionarse y ser autocomplaciente con su colección, Tomeu Simonet ha decidido apartarse conceptualmente del montaje de la exposición por los diez años del centro de arte contemporáneo Addaya –que abrió junto a Nadège You en abril de 2004– en favor de un comisario independiente, Àlex Brahim, quien ha seguido de cerca el desarrollo de esta galería y su proyecto de residencia para artistas, pero que ha vivido lo suficientemente lejos para defender una percepción más real y de conjunto.


    Esta muestra que celebra una década de arte –se inaugura el día 26– hilvana la historia del centro de Alaró a través de una mirada selectiva sobre la colección, formada a partir de compras y piezas producidas en su residencia. A grandes rasgos, las obras escogidas giran en torno a una serie de temáticas que comparten tres características: 1. Se tratan los problemas más recientes del hombre contemporáneo: modernidad líquida y frágil, la relación entre espacio físico y presencia humana o la concepción de la representación, ya sea de la corporalidad o del paisaje, como un artefacto cultural. Las piezas son un reflejo de su tiempo. 2. La perspectiva es joven. Un aspecto muy de agradecer: los puntos de vista de la juventud han escaseado en los últimos tiempos en muchas galerías de aquí. Y 3. Muchos proyectos mostrados guardan relación con aspectos locales (lo local es lo global) de Mallorca; por ejemplo, con el turismo, un hecho que imbuye a esta colección de una especificidad que la hace muy interesante.


    Recorrer las salas de Addaya y Son Tugores demuestran varias cosas: el proyecto sólido que hay detrás, la coherencia de una apuesta por una generación joven (Crespo, Belinchón, Ting Ting Cheng, Fuembuena...) y el interés y casi idolatría por el arte. Esto último no es una obviedad. No todos los galeristas isleños están demostrando a día de hoy que sienten el suficiente afecto por las cuestiones artísticas, y en Palma proliferan como setas los espacios que mezclan boutique con venta de cuadros. Por eso es encomiable que Simonet haya generado conocimiento –desde la part forana y sin ayudas– en una isla con déficits importantes. Eso es un éxito.

    También me gusta mucho que Tomeu hable de arte y de lo último que ha descubierto: ayer relataba con electricidad en los ojos el proceso de trabajo de Tomás Pizá.


    Por cierto, ¿no es extraño que en la ciudad que llegó a haber más galerías por metro cuadrado no haya facultad de Bellas Artes, becas o más centros de producción? Ahí lo dejo.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook