Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 08
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Un esteta y algo más

     

    Aclaración. La fotografía de Alberto Polo no es especialmente rompedora ni creo que pretenda serlo, como algunos puedan pensar a bote pronto o porque otros opinen, a vuela pluma, que es escandalosa hasta el insulto. Estos últimos comentaristas, por otra parte, pontifican desde sus sagrados altares —cercanos al poder— en la más absoluta inopia, pues no han visitado antes la exposición que aquí nos ocupa, Creus en mi, inaugurada el pasado viernes en Centre d’Art La Real. Sin embargo, ya han arremetido contra ella y juzgan por la imagen del tarjetón de la invitación, en la que aparece un preservativo. Un juicio reduccionista, casposo, cutre y maldiciente. Porque cagarse en la religión —que no está mal hacerlo en algunas ocasiones— no es ni de lejos el hilo conductor del último proyecto fotográfico del artista mallorquín (si hubieran visto la exposición ya lo sabrían), ahora residente en Galicia debido a su interesante trabajo alimenticio: es fotógrafo de Adolfo Domínguez. Alberto Polo no es grosero pero sí bastante libre, y cuestiona, duda, le da la vuelta como a un calcetín a un puñado de creencias que le han venido dadas, reflexiona sobre su propia identidad, sobre la de nuestro mundo, católico sin elegirlo, a partir del omnipresente símbolo de la cruz. También hace lo propio sobre el fracaso. Sobre la musa, y la necesidad de que ésta también crea en él. Por todos estos motivos, la obra de Polo, como la de casi todos los artistas emergentes, es iniciática, de búsqueda de temas y motivos, de análisis de conflictos con otras personas y el entorno. Es la obra de alguien que está en formación.

    En la treintena, Polo es aún un artista joven que en el 60% de las instantáneas que ejecuta para un mismo proyecto no ha conseguido distinguirse de la gran cantidad de buenos fotógrafos profesionales que pululan por el mundo. Pero en esta última exposición, creo que dicho porcentaje disminuye y hay un buen puñado de imágenes que vale la pena destacar. Entre ellas, las que conforman una suerte de altar dedicado a su musa, materializada en una modelo que es con la que está trabajando en los últimos tiempos. En este punto, hay que resaltar la prestancia con la que el mallorquín inmortaliza la carne femenina. Polo, más que buscar originalidad o el postureo epatante que tanto se lleva en el mundo del artisteo (si aún no eres tan bueno como Nobuyoshi Araki con la cámara, no arriesgues), apuesta y profundiza en algo tan clásico como la propia mirada hacia el cuerpo de la mujer. Una contemplación, la suya, envuelta en los principios de la pintura prerrafaelita: la luz, la postura de la fémina, la belleza particular. Son Ofelias erotizantes. Por todo ello, las fotos de Alberto Polo son básicamente las imágenes de un esteta. Pero hay otro camino que está abierto y que, si aún cabe, a mí me parece más interesante: es el que abre con la última instantánea de la muestra. Una composición irónica, cargada de significados y metáforas, una foto sociológica, con carga de profundidad. La imagen es muy simple: un sujeto portando dos cruces en una bolsa de McDonald’s. Al fin y al cabo, creencias de fastfood. No hay más. Fuera supercherías. La nueva religión de nuestra generación, el consumismo rápido. También de personas. ¿Es mejor acaso esta moderna doctrina que el catolicismo de nuestros padres?

    En definitiva, mientras estén escuchando en el bosque frondoso del arte el canto de aves exóticas y epatantes, si oyen el nombre de Alberto Polo, deténganse y crean un poco en él. Es un artista a seguir.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook