Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 26
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Tatúm, verso suelto

     

    1) Podemos calibrar el éxito de este CòmicNostrum como haría un político de despacho: midiendo el ruido que ha hecho. Ora con un dossier de los artículos publicados en prensa. Ora con un frío balance de cifras de asistencia. Hoy mismo los organizadores están casi seguros de que se superarán los cuatro mil visitantes previstos en el proyecto. 2) También se pueden sintetizar sus logros con valoraciones más cualitativas, como harían los gestores culturales con formación: por ejemplo, el cómic ha irrumpido por primera vez en Es Baluard, el museo de la ciudad, y el peso de grandes invitados en el programa es tal que hundiría un trasatlántico. 3) Luego están los resquicios y los versos sueltos que lo enriquecen. Los momentos inesperados. Esos rincones inéditos que, como los pliegues inexplorados de la piel del amado, le dan sentido a todo. Los descubrimientos de este festival han sido para mí dos: los apuntes urbanos y su elogio a la lentitud, y el humor atípico y poco coyuntural de Tatúm vertido en el Premi Ciutat de Palma de Còmic.

    Tras el estupendo bullicio del miércoles en Es Baluard, una de las inauguraciones menos institucionales que he visto hasta ahora en el museo (la deserción de Isern puede que tuviera algo que ver o simplemente que los ciudadanos han incorporado de una vez por todas este espacio a su vida cotidiana —bien la gestión de Nekane Aramburu en este sentido—), llegó el silencio del soleado viernes y mi primer descubrimiento del festival. La estampa: ochenta personas, cuaderno en mano, caldeándose las nalgas en los adoquines de Ses Voltes. Ochenta manos atendían con el plumín cómo se colaba la luz del mediodía por el cielo plastidecor de Palma y su posterior proyección sobre el marés de la Catedral. Compartí con ellos un episodio epifánico: la luz es la columna vertebral de la vida. La última vez que experimenté tal acontecimiento fue en el colegio, cuando me obligaban a esbozar la plaza de toros y yo sólo quería pintar las nubes. Frente a los dibujantes, ensayé una sonrisa en mis labios: tenía ante mí a un ejército de artistas haciendo de contrapunto al selfie: me alegré de no tener que viajar hasta las montañas tibetanas para encontrarme con un grupo de gente que se reúne para practicar el silencio y pensar el paisaje a través de sus trazos. Fue un momento poético y a la vez comprometido: dibujar la ciudad implica dejar constancia de sus heridas y de sus políticas urbanísticas y sociales. Los urban sketchers son mucho más que un inocente entretenimiento.

    La segunda revelación del CòmicNostrum es Tatúm. Me cuesta ubicarlo en un árbol genealógico de la viñeta. Va a su bola. Practica un humor independizado de la actualidad y de las modas o tendencias. “A mí lo que me gusta es dibujar a dos jubilados conversando en el banco de un parque”, aclara, “y no a Francina Armengol u otro político”. Acaba de publicar El funeral de John Mortonson y otros cuentos (Edicions de Ponent), Premi Ciutat de Palma de Còmic 2013. Una adaptación de siete relatos de Ambrose Bierce, un autor recuperado por la editorial Alianza en 2011 y restituido ahora por el artista emergente Tatúm que, a los 60 años, acaba de publicar su primer libro. El humor negro del escritor norteamericano, el ingenio y la humorada con la muerte y otros aspectos de la condición humana entroncan con los chistes naturales que Tatúm formula mientras prepara uno de sus asados argentinos. A sus ojos, Bierce sería su guionista ideal. La carpeta de inéditos del argentino afincado en la isla es una joya: cómo dibuja los besos más cárnicos y cómo se ríe una servidora con sus soluciones de bricomanía a problemas severos como el vasco. El suyo es un humor muy literal, surrealista y cada vez menos común en un universo monopolizado por monologuistas que ametrallan con la guerra de los sexos y la política.

    A pesar de que necesitamos más tatúms en nuestra cultura, el despacho del que hablaba al principio del artículo se acaba imponiendo, como la edad. Ayer escuché por primera vez la palabra “elecciones” en CòmicNostrum. Habrá que convencer a los ganadores en las urnas del próximo mayo del bien que le hace a esta ciudad este festival. ¿Cuándo llegará la normalidad y la continuidad en los proyectos culturales? ¿Cuándo dejaremos de hablar de convencimiento? Pues el día que lleguen los comiqueros al despacho del político y, antes de abrir la boca, sea éste el que les explique lo que es CòmicNostrum o quién es Tatúm.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook