Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 15
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Palma, cero puntos

    Europe is not living a celebration, y Palma tampoco, con perdón de Rosa de Operación Triunfo, quien ahora remacharía sus aptitudes en La voz, un programa que ya no persigue la música después de que OT dejara surtida la canción melódica española para una generación o dos. Ufff. Y encima, señores munícipes, Eurovisión es una antigualla que está a la altura de los políticos de 25 alfileres que gestionan la cultura de esta isla. Supongo que a los listos que se les ha ocurrido promocionar Palma con un encuentro de fans del concurso musical organizado por la Unión Europea de Radiodifusión pensaron que éste podría ser un evento de relumbrón que sumara enteros a la imagen de la ciudad en lugar de, por ejemplo, sacarle más jugo a nuestro ínclito pero arrinconado Miró o a nuestros dibujantes multipremiados. “Palma, one point”. En serio, a mí me entra la risa.


    ¿Qué denota la decisión de escoger un encuentro de fans de Eurovisión para promocionar Ciutat? En primer lugar, que los programadores de la Fundación 365 están muy desconectados de la realidad, de la nuestra: ignoran por completo la escena cultural propia de la isla. Prefieren promocionar un concurso friki de bajo impacto (a día de hoy hay más seguidores de cómic), de lentejuelas decadentes y de exhibición de cuartos traseros que la prestancia mironiana o la calidad de algunos de nuestros festivales (o sus restos), conciertos o acciones culturales. Y dos: hay que decir que en realidad, patrocinando Eurovisión, se está inyectando directamente dinero público de las arcas municipales en un negocio que es básicamente de los suecos, pues ellos son la gran fábrica de los temas ganadores en el certamen. ¿De verdad que con nuestros impuestos les vamos a hacer más promoción a los nórdicos? Contumaz error. Aprendamos de ellos. ¿Por qué no inventamos nuestra propia fábrica de éxitos?


    En tercer lugar, los responsables de la Fundación 365 deben hacer los deberes: hay estupendos proyectos locales a punta de pala. Proyectos que tenían continuidad (esa continuidad con la que se infló la boca como un pez globo el concejal Gijón), y que el partido que ahora impulsa la Fundación 365 se los cargó de un plumazo, proyectos mejores que el de los fans de Eurovisión, proyectos de una seriedad artística como la Temporada de Ballet que llevaba en marcha la friolera de 15 años. Sí, eso es continuidad: 15 años con primeras figuras bailando sobre puntas en el Auditòrium, señor Gijón. Pero no, desde la 365 prefiere contratarse con nuestro dinero público a una empresa externa para importar ópera de Alemania e instalar una pantalla gigante en la plaza Mayor cuando eso sólo es, en puridad, ruido en la calle. Un ruido cuya factura municipal asciende a un total de 3 millones de euros, la inyección institucional a la entidad público-privada que pretende desestacionalizar (blablablá) Palma como destino turístico. ¿Qué cara se le ha quedado al lector? Yo me he puesto más fea que cuando vi el cartel de Doña Francisquita en el Principal.


    Por otra parte, en casos como la Nit del Born, ¿actúa correctamente Cort entregando al primero que toca a la puerta de los despachos la dinamización del centro? ¿No debería haber una convocatoria pública para que todo el que lo desee presente sus propuestas? ¿Por qué a unos se les cierran las calles y se les tienden alfombras rojas y a otros ni se les coge el teléfono? Hay maneras que recuerdan a épocas pretéritas, cuando se nadaba en la abundancia.


    No se trata aquí de dar discursos mesiánicos, pero sí puedo señalar algunos proyectos que si se publicitaran y apoyaran con 3 millones de euros lo reventarían: el Centremàtic, la Temporada de Ballet, el Alternatilla, el MicroTeatre... O CòmicNostrum, a cuyos organizadores la Fundación 365 les dio el portazo hace muy poco.
    Si los políticos que van de 25 alfileres salieran un poco más verían que Palma ya tiene lo que ha de tener para ser un destino urbano diferenciado durante todos los meses del año. Pero hay que darse cuenta. Y creérselo.


    Con las ideas de la Fundación 365, Palma no puede estar de celebración. Palma, cero puntos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook