Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 02
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Norma Còmics, 18 años de resistencia cultural

     

    Estamos atravesados por el lenguaje, pero creo que también por las imágenes, por el dibujo y todas aquellas representaciones gráficas y visuales que al fin y al cabo conforman nuestra memoria. Esto que digo es muy importante: los recuerdos -lo que hemos visto, oído o leído- forman parte de nuestra identidad, de nuestro yo, de nuestra sustancia, son el argumento de nuestra existencia. El yo es pasado, y toda la hostia en vinagre. Y es bien cierto. Pero voy al grano porque no me quiero hacer un lío. Si Mallorca presume de tales dibujantes de historietas (en Angulema –la meca del tebeo– se les reconoce como grupo unitario), y si España goza de un Premio Nacional de Cómic, es gracias al efecto de ese pasado del que les hablaba, de ese pasado que nos transforma y nos identifica, de un pasado que, en el caso de la historieta isleña, empezó a incubarse en la librería Norma Còmics, que ahora cumple 18 años. Lo que quiero decir es que en este país han pasado cosas muy importantes respecto al cómic gracias a esta botigueta de abigarrados y encantadores escaparates del barrio de la plaza de las Columnas. Un aparador frente al que siempre se arremolinan los niños de la vecindad, intuitivos de que ahí dentro pasan cosas que sólo suceden en los tebeos. 

     

    Cierto es que, antes que los Morey, hubo en la isla muchos otros agentes que sembraron lo suyo en el terreno historietístico; no les restaremos mérito, pero la efeméride es este mes de junio para Norma y los hermanos Joan MiquelTomeuDani y Neus, que en Palma levantaron la persiana de la primera librería especializada en cómic de la isla. Corría 1995, y el maravilloso suceso se producía en la calle José Manuel de los Herreros, cerca de Nuredduna, donde despachan tebeos y maquinan actividad cultural desde hace una docena de años. Son el epicentro del cómic en Mallorca y tienen lo más importante y valioso para apuntalar ese pasado y la historia cultural de nuestra ciudad: Norma tiene ‘la’ información –la buena–, y son la referencia y un gran archivo oral (Joan Miquel siempre habla de libros raros y ediciones que ni sabes que existían). Su labor pedagógica a lo largo de estos años ha sido brutal: talleres, una revista, presentaciones, charlas y el festival CòmicNostrum. A mí siempre me imponen su criterio y pocas veces no he estado de acuerdo con los hermanos Morey. Saben crear consenso. 

     

    Esta familia de botiguers proviene de Can Pastilla, pero se han criado en el barrio de la plaza de las Columnas. Su abuelo, explica Joan Miquel, ya regentaba un comercio en Nuredduna en los años 50, justo enfrente del actual local de Norma. “Somos la tercera generación de comerciantes”, presume Joanmi.

     

    La idea de abrir una librería especializada en Palma la trajo en la maleta su hermano Tomeu -“el que trabaja para los americanos [colorista para DC Comics] ”-, tras visitar por primera vez junto a su padre el Salón del Cómic de Barcelona. Hay que decir que Tomeu era un hincha del manga. Con el viaje, exportó un modelo de establecimiento inexistente en Palma, un tipo de librería que iba a funcionar, en el fondo, como pequeño lugar de resistencia. Un gabinete donde siempre que uno va se encuentra a algún dibujante con proyectos que probablemente serán más aplaudidos fuera de la isla que dentro. Es por eso que este tipo de cavernas creativas tienen un especial interés en Mallorca, porque fuera de ellas la cultura no vale nada, y dentro de ellas te sientes importante, excepcional; piensas, incluso, que formas parte importante de ese pequeño grupúsculo que escribe o dibuja un pasado que algún día será historia. Por eso Norma debe durar muchos años y aparecer en libros, películas, documentales y CÓMICS que hablen de nuestra ciudad -Palma-, del mismo modo que el Café Gijón o el Café Pombo lo hacen de Madrid.

     

    Me queda un fleco. Les contaba que lo del Premio Nacional también fue por obra y gracia de los Morey. De su modesta cueva –sólo los pequeños consiguen cosas grandes así como sólo de la oscuridad nace la luz– salió la iniciativa de dicho galardón (que ya estaba extendido al resto de artes), una propuesta dirigida en 2007 a una Carmen Chacón que a la isla venía de mitin (o conferencia, da lo mismo). Tras la charla, Joan Miquel le deslizó la proposición mediante la entrega de un libro de su hermano Tomeu firmado con una dedicatoria que sugería en la primera página: “¿Para cuándo nuestro premio?” A los 20 minutos, Morey recibía una llamada del gabinete de la política catalana. La propuesta del Premio Nacional de Cómic estaba en marcha, y el desenlace ya es conocido por todos.

     

    Pues bien, no sé si ya lo he dicho, pero Norma Còmics cumple 18 años. Joan Miquel nos cuenta que para celebrarlos se trae a Palma al Premio Nacional Kim (conocido por su serie Martínez el Facha, “así haremos un homenaje a más de a uno”, asegura Morey), quien presentará El arte de volar (obra galardonada con el ínclito reconocimiento del ministerio). El dibujante de El Jueves participará en la fiesta de aniversario que se celebrará el próximo día 14 en Ses Voltes. El resto del programa de festejos aún lo están cerrando. Prometen cerveza de Johnny Roqueta y actuación de su banda. Y muchas otras cosas que sólo pasan en los tebeos.

     

    En Norma Còmics han sucedido cosas importantes. Ya lo han leído. Deberíamos arremolinarnos más a menudo frente a sus abigarrados y encantadores escaparates, como los niños del vecindario. Y entrar en la cueva, y leer lo que los Morey nos propongan. 18 años curten. Y mucho.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook