Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 10
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los ‘feos’ a la cultura

     

    En efecto, el titular del artículo va por el feo que el Govern le ha dedicado a Carme Riera con su ignominiosa ausencia en el acto de ingreso en la Academia de la Lengua Española, que es la máxima autoridad del idioma español en el mundo entero. Sólo la edición digital de su diccionario recibe la friolera de un millón de visitas diarias. No es el primer no –qué casualidad, Riera ocupa la “banquetita” de la n minúscula– que la académica recibe de nuestros próceres, pero es cierto que el vacío hacia la escritora de esta ocasión es el más doloroso para los mallorquines porque coloca a nuestros gobernantes en el peor escenario posible: el reverso amorfo de la apolínea isla de oro que alabó el pasado jueves la autora de Temps d’innocència. Un lugar a veces huérfano de la razón pura. Porque, si el president Bauzá continúa con desprecios tan irracionales, va a terminar acudiendo únicamente (si es que no lo hace ya) a actos culturales de cuantos compartan sus ideas (o filias y fobias, mejor dicho) políticas y lingüísticas. ¿O acaso otro gallo no hubiera cantado si Riera no hubiera escatimado una salva de aplausos al TIL o si, simplemente, hubiera amagado cobardemente su opinión negativa y disconforme con un decreto educativo convertido en peligrosa e hiriente piedra de toque?


    El vacío y las espaldas de los gerifaltes actuales al trabajo y a los proyectos de la autora de Dins el darrer blau, apreciados por los expertos, los académicos y sus lectores (no electores), para nada son nuevos.  Hay que evocar que a comienzos de esta legislatura se rechazó su exposición sobre los viajeros de Mallorca –el tema que precisamente centró su discurso de ingreso en la RAE– con que iba a inaugurarse la reforma de una Llonja contigua al Consolat de Bauzá. Uno de esos proyectos cerrados con el anterior Ejecutivo que tienen la mala suerte de cabalgar fuerte para al final tropezar y lesionarse durante el cambio de gobierno. La muestra de Riera, impulsada y apoyada por la exconsellera de Cultura Bàrbara Galmés, fue arrinconada y rápidamente sustituida por una exhibición bastante floja –las críticas fueron regulares– de Fabrizio Plessi, una exposición comisariada por Pilar Ribal, quien –justament, como decimos por aquí– acabaría de directora del Casal Solleric con el nuevo consistorio popular de Mateo Isern.


    Pero no todo acaba ahí. La gran Carme Riera y la estupenda documentalista Lucía Garau continúan luchando por que en su isla de oro se reconozcan a los viajeros que también han perfilado nuestra propia idiosincrasia. A día de hoy, aguardan el beneplácito por parte de las instituciones mallorquinas de otra propuesta suya sobre el Arxiduc Lluís Salvador, “la personalidad más significativa y la que más huella dejó en la isla de cuantas la visitaron”. Hay que recordar que el pasado septiembre el Govern declaró 2015 el año del aristócrata de Austria. Después de leer y escuchar el hermoso discurso erudito de la mallorquina en la Academia, ¿qué excusa pondrá  el Govern para paralizar el proyecto de la académica sobre el archiduque?

    Más feos del Govern. El más reciente, con una Simfònica con las espaldas bien anchas de aguantar estoicamente todo tipo de afrentas que precisamente no conducen a que la institución genere más ingresos para financiarse, ese discurso que el PP no para de repetir. Si el Ejecutivo no presenta la temporada de conciertos a la prensa con todo tipo de explicaciones y se dedica a proporcionar la información a los habitantes de la comunidad a través de un exiguo comunicado, ¿qué confianza en la formación musical se atreve a exigirle al ciudadano? La cosa empeora cuando uno se entera de que ningún representante institucional acudió al concierto de apertura.

    En fin, el feo a Carme Riera no es sólo a la escritora, démonos cuenta, sino a toda la cultura, al menos la de verdad, la que no es ni partidista ni pesebrera.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook