Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 31
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los disparos que no queremos ver

     

    Javier Izquierdo (Palma, 1976) conocía desde el primer momento que iba a ser complejo exponer en una galería física su proyecto fotográfico sobre los excesos vacacionales fomentados en Magaluf. El reto iba a tener que asumirlo un espacio privado, pues difícilmente un organismo público iba a mostrar interés por una muestra de fotografías donde aparece descarnado un modelo turístico y económico enteramente consentido que pretende esconderse bajo la alfombra: un Resacón en Las Vegas diario durante los meses estivales que es incómodo para el sentir político de la isla y el buenismo idílico imperante en la sociedad.


    No puso reparos (todo lo contrario) la Galería La Real en dar un paso al frente y acoger una selección de este proyecto del fotógrafo mallorquín, realizado entre 2010 y 2012. Muchos habíamos visto antes las imágenes en la página web de Izquierdo, un trabajo sólido que se revela más ordenado y narrativo en la exposición física que se inauguró ayer a mediodía. Todo hay que decirlo: el espectador se llevará alguna grata sorpresa porque se han añadido instantáneas inéditas que perfilan más y mejor esta historia visceral sobre un fracaso social –si nos ponemos a hacer sociología– o sobre los instintos lúdicos más bestias que somos capaces de albergar.


    Passion for Magaluf –título que acertadamente propina una galleta a la limpita e inmaculada campaña promocional del Ayuntamiento de Palma– es básicamente un reportaje. Un reportaje muy bien hecho de alguien que ha trabajado bajo los mismos principios que rigen el trabajo de un fotógrafo de zonas de conflicto. Es exagerado, pero ¿acaso no podría ser decretada zona catastrófica Punta Ballena y su exacerbación lúdica donde la munición es el alcohol y el sexo? Yo creo que sí. Pero ya se sabe: si un conflicto sucede en el barrio colindante parece que no merece tal calificativo. Izquierdo habla de Robert Frank y su libro Los americanos, de Eugene Richards, de Salgado, y cómo cuentan una historia a través de la fotografía. “Vi que en Mallorca había un relato muy interesante. Que era posible contar algo sobre el fracaso del ser humano sin irme al Congo”, refiere. Y lo hizo.


    Decía que Izquierdo ha trabajado con las mismas herramientas de un reportero: ha tenido mucha paciencia, ha invertido tiempo y ha estado en peligro. Acercarse a fotografiar a grupos en estado de ebriedad –como mínimo– tiene riesgos, no sólo el de que te rompan la cámara. Así, el mallorquín utilizó los dispositivos de usar y tirar que venden en los souvenirs. Amén de los disgustos, que los tuvo, porque en ninguna imagen de las expuestas era bienvenido, evitó posados y situaciones provocadas por la mera presencia de la cámara. “Con la digital, posaban artificialmente. Las chicas pensaban que era uno de esos fotógrafos que sacan fotos en el interior de las discotecas. De la otra manera, como son cámaras que ellos utilizan, podía pasar más desapercibido o me tomaban por un friki tarado”, explica. Adaptación tecnológica para conseguir el mejor resultado. Izquierdo es lo más alejado que hay a un fotógrafo de publicidad.


    Además de una buena técnica y de la estética de estas instantáneas, la mirada del isleño busca de manera deliberada no intervenir moralmente en lo narrado. “Mi intención no es criticar sino descubrir esas miserias que la sociedad oculta porque le hacen débil. No siempre somos vencedores. A veces fallamos en un mundo que no entendemos demasiado bien”. Izquierdo ha roto el vidrio opaco que nos separa de Magaluf, de nuestro fracaso como sociedad. Nos ha enseñado los disparos que no queremos ver.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook