Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 18
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Llenar los teatros

     

    Llenar los teatros de teatro, de teatro profesional y de teatro hecho en casa no debería sonarnos a día de hoy a idea inédita, insólita y original. Tal cosa ni siquiera debería hacernos enarcar una ceja o arrancarnos de nuestro dulce ensimismamiento dominical, de nuestro recogimiento de día festivo. Porque llenar los teatros de teatro debería ser lo normal. Pero es otra de esas cosas que, en esta isla, no lo es. Que un gestor público, a día de hoy, tenga un plan para devolver el teatro a las salas nos ha provocado tal alteración que torpemente nos hemos caído de la silla para darnos de bruces en el suelo.


    ¿Llenar un teatro de teatro? Caramba, ¿pero qué ven mis ojos? Porque van a cumplirse ya algunos años –una eternidad para cualquier ramo profesional– desde que las producciones profesionales mallorquinas dejaron de entrar en las salas municipales de Palma. Siempre con alguna excepción, por supuesto. Mientras se le desplegaba la alfombra del Xesc Forteza a Blanca Marsillach y a su abultado caché, se abandonaba a su suerte a un buen puñado de compañías isleñas, las mismas que fueron desasistidas por el Consell con la anulación de las subvenciones, los impagos y un hasta ahora ineficaz Circuit de ayudas para programar destinado a las salas de la part forana.

    Es decir, se desactivaron todos los mecanismos de las artes escénicas locales. Y ver teatro mallorquín (no las piezas amateurs que encajó Margalida Moner en el Principal) acomodado en un patio de butacas llegó a convertirse en una auténtica quimera, en una alucinación. La realidad política nos había robado el teatro. Por eso, y no para aparentar una desenfadada modernidad y aprecio por lo alternativo, se mudó éste a las galerías Velázquez, al antiguo Mustang Ranch, al Castell de Sant Carles o a los jardines de Alfàbia. Escenarios que antes nos parecían imposibles.


    Sin embargo, todo eso ya pasó, lo vimos. Y estuvo bien. Contemplamos lo que podía desarrollarse el veneno del teatro lejos de la naturalidad de sus tablas. Y, finalmente, he de decir que me quedo con los teatros físicos, que es donde verdaderamente han llegado a crearse piezas memorables. Por eso, el teatro ha de volver al teatro. Y parece que eso está empezando a suceder.


    Como comentaba, el teatro profesional de las islas va a poder comenzar a regresar a los teatros en los próximos meses porque existe un proyecto que, tal y como ha podido saber este diario, está cerca de ser cerrado por la concejalía de Cultura del Ayuntamiento. De momento, se trataría de una ayuda a las compañías locales profesionales para los estrenos que se representaran únicamente en alguno de los tres teatros municipales. Un paso para empezar a sacudirle el polvo a dichas salas, convertidas a causa de su escasa actividad en monumentos inertes, testimonios de épocas pasadas. Dicho programa permitiría también la confección de un pequeño catálogo con el que se informaría trimestralmente de los estrenos en dichos teatros. Unos trípticos que habitualmente encontramos en otras ciudades que nos llevan años de ventaja en cuanto a coordinación y promoción de la cultura.

    Sin embargo, para que este proyecto teatral del que hablamos esté completo, creo que también deberían considerarse los estrenos en teatros privados. Éstos también forman parte del mapa teatral de la ciudad, ese mapa que todo concejal ha querido reordenar.


    De todas maneras, quedan preguntas en el aire: ¿el Xesc Forteza se reservará finalmente para las compañías de danza tal y como se anunció? Si es así, ¿entrará dentro de este programa o bases que prepara Cort? Con afán ordenador, ¿se asignará dentro de este proyecto un género o una especificidad de espectáculos a cada teatro en función de las características de sus escenarios? Esperemos que todos estos aspectos también se tengan en cuenta en esta nueva iniciativa que, de momento, permitirá dotar de una programación profesional, local y estable a los hasta ahora raquíticos teatros municipales. Algo es algo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook