Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 11
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La ‘performance’ vive en Mallorca

     

    Mallorca no es ajena al buen estado de forma en que se encuentra la performance en el mundo, ese género artístico que ha pasado de la incomprensión primigenia en los setenta al cuasi unánime aplauso actual. Es más, si uno echa la vista atrás, es capaz de rastrear en el último lustro un buen catálogo de acciones u exposiciones celebradas en salas, museos y galerías de la isla que ya predecían este boom de la performance que ha venido para quedarse y que en el último año ha tenido un buen escaparate en la isla: el Box 27 de Tolo Cañellas en el Casal Solleric. Dicen que las casualidades relevantes, las que suelen cimentar la Historia, consisten en que gente con preocupaciones e intereses similares se encuentren azarosamente en un espacio y tiempo determinados. Lo que sucede es que esas personas no suelen ser demasiado conscientes de que su dichosa coincidencia, germen de un movimiento cultural que después tendrá desarrollo, se debe a la previa existencia de un campo de cultivo que antes otros han abonado. Como precursores de lo que estoy diciendo, en la isla se me ocurren las acciones y happenings del grupo Taller Llunàtic, que hicieron de la 4 Gats de Ferran Cano una de sus guaridas. En los setenta, este grupo puso en duda las estructuras sociales que vertebraban la comunidad en que les tocó vivir. E incluso las travistieron. De manera más reciente, sentó magisterio en Palma la línea que Neus Cortés desarrolló en el Espai Quatre del Solleric, con artistas que también ahondaron en las maneras performativas. Asimismo, Susy Gómez siempre ha completado sus trabajos con acciones en las que ha invitado a los espectadores a participar.

     

    También hay que nombrar en este apartado de factura isleña a Olimpia Velasco, a Arantxa Boyero o a Diana Coca. E indirectamente a Javi Cadavieco o a Bernardí Roig, sobre todo por su proyecto pisa-caras en Sa Llonja. En la nómina hay que sumar a Albert Pinya, cuyo carácter performativo empezó a percibirse en puridad cuando montó el belén en Can Marquès. Ahora lo montará con Twin Peaks en el espacio Frágil de Madrid. ¿Que la performance es nueva en Mallorca? Ya ven que no.

     

    En el año que acaba de empezar, Palma va a continuar ofreciendo experiencias artísticas en vivo, sobre todo en el que se ha convertido su escaparate principal: el Box 27 del Solleric, comisariado por Tolo Cañellas (otra feliz coincidencia su regreso a la isla desde Madrid).  Destapa 2014 el creador mallorquín Bartomeu Sastre, quien protagonizó el año pasado en Ses Voltes la mayor performance recordada contra el poder establecido. Me refiero a Corredor, una obra de arte que consistió en poner en marcha en pocas semanas un Centro de Recursos para artistas, el mismo que, durante un año, había sido incapaz de hacer funcionar el Ayuntamiento. Sastre ofrecerá ocho performances individuales (el público podrá verlas desde fuera), tres programadas –con cita previa– y cinco espontáneas. Trabajará junto a un ciudadano las distintas acepciones del concepto voluntad. Hacia abril, llegará al Box Elena Alonso, y en verano, para PalmaPhoto, Carles Congost. En septiembre, podrá contemplarse el trabajo de Dean Sameshima, y en noviembre el de Francesc Ruiz.

     

    Esperemos que la performance continúe siendo un lugar de compromiso y participación, y no un gran espectáculo observado a distancia desde que lo rozaran –¿caprichosamente?– Lady Gaga o Jay Z.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook