Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 22
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El dinero cambia de manos

    Si hay una cosa que me sorprende enormemente en todo este despropósito contra la Simfònica, es la gran educación de la que han hecho gala los músicos. Y lo mucho que han callado: porque han hablado, vale, pero se han escuchado en el silencio de los demás, de los otros, de quienes sí cobran para gestionar la autonomía y los servicios que entre todos hemos levantado. Es curioso, hoy lo pensaba: en toda esta historia, los músicos son los últimos monos. Y perdón por la expresión, porque en realidad ellos son los listos, los capaces en esta gestión política torpe, morosa e ineficaz. ¿Se puede estar eternamente trabajando en un tema sin llegar a concluir el trabajo por el que te han contratado? En la vida normal, no. En la política, sí. Y en la vida de los monos, supongo que también. ¿Cómo creen que está procediendo el gerente de la Orquesta, que, recuerden, también es músico? Pues así, sin acabar de rematar nada. Hemos dicho que también es músico, pero debe ser de otra raza.


    Hoy quería poner el acento, sin embargo, sobre otra cuestión. Una paradoja, otra más, dentro de este sistema que no funciona correctamente y que sigue beneficiando a unos pocos (los mismos) y ahogando cada vez más a una Simfònica que está contra las cuerdas. Porque yo me pregunto: si la Orquesta está tocando en las funciones de las diferentes óperas del Teatre Principal y la sala del Consell está haciendo buenas taquillas en gran parte gracias a su actuación, ¿por qué no se le reintegra una parte proporcional de las mismas (de esas entradas vendidas) a la formación cuando es el propio Consell (el responsable del Principal) el que le debe a la Orquesta partidas del año pasado y de éste? ¿No podría así compensar la deuda y tratar de remunerar a unos músicos que no cobran desde mayo (y ya veremos) por su culpa y que encima te están llenando el teatro de público? ¿No sería lo más justo y una manera más rápida de saldar descubiertos?

    Todo esto me recuerda que algunos ayuntamientos han descubierto el negocio del siglo con los impagos a los teatreros: contratan espectáculos que no pagan y que les reportan unos ingresos inmediatos (vía taquilla) para la hambrienta tesorería local. Oiga, una manera de que el teatro financie las arcas municipales a interés cero. ¿No es un gran negocio?

    Todo esto me recuerda también a una viñeta que ayer encontré en la reciente publicación Panorama. La novela gráfica española hoy. “Si el dinero ni se crea ni se destruye, sino que cambia de manos, ¿en manos de quién está ahora?”, escribe Paco Roca. Habría que pensar más en ello.

    He mencionado antes a Panorama, una pequeña y nueva antología sobre la novela gráfica en España, es decir, sobre aquel tipo de cómic que a mediados de los ochenta comenzó a ampliar temas, intereses y perspectivas, librándose de los corsés anteriores. Entre los seleccionados, cuatro mallorquines excelentes. La historieta que aportan Gabi Beltrán y Bartolomé Seguí es un adelanto del segundo volumen de su obra conjunta Historias del barrio. En ella, se narra un pequeño incidente en la plaza de España y una evidencia: que no siempre las matemáticas son ciencias exactas.


    Otra colaboración estupenda que recoge el volumen es la que surge entre Pere Joan y Agustín Fernández Mallo, que entregan Arizona Stratocaster, un relato curioso que mezcla música con barbarie, con historia, con física del sonido, con paisajes infinitos, con microensayo... ¡Claro que nos recuerda a Nocilla Experience! Por último, el gran Max aporta a Panorama a su Bardín en una suerte de sueño que termina con un giro gamberro y libidinoso. Muertos, laberintos, oscuridad, extrañeza y risa final.

    Ítem más. Éste relacionado con la novela gráfica y el dibujo. Nace en Palma un nuevo proyecto editorial, Rua Edicions, que será presentado el próximo 4 de julio, a las 20 horas, en Literanta. Las dos primeras publicaciones, muy cuidadas por parte de los dos artífices de esta nueva andadura libresca, Grip Face y Llucia Font, son Mandíbula, de Lluís Juncosa, y una microedición en forma de adelanto de Hol de Sua Rua, nombre bajo el cual Grip Face desarrolla otros proyectos. El objetivo de esta nueva editorial es publicar novelas gráficas o pequeños libros de artista de los jóvenes ilustradores de Mallorca (al menos de momento) o de todos aquellos artistas urbanos, tanto locales como de fuera, que han intervenido en espacios públicos o en las calles de la isla. Así, a finales de año, está prevista la publicación de la novela gráfica Me llamo Laura, de Alona Vinç, una obra ilustrada (no son viñetas) con pequeños textos inspirados en un culebrón de revista de los setenta. Por último, Sua Rua prepara su segundo aniversario para el 14 de diciembre. Habrá inauguraciones de diferentes artistas en espacios públicos y en galerías, entre ellas Intersecció Art, la primera de Palma que conoció el entorno de este colectivo. Presentarán también un proyecto para el nuevo espacio de Es Baluard, esa nave al descubierto pegada a la muralla, en pleno barrio de Puig de Sant Pere. Ese espacio que se nos devuelve a la ciudadanía gratis, sin negocios, sin que el feo dinero cambie de manos.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook