Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 28
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cristóbal Serra y la conciencia irritada

     

    En pocos metros cuadrados, y sin que los protagonistas supieran el uno del otro, se estaban gestando en el pasado Dia del Llibre dos nuevos proyectos culturales que, en uno de los casos, supone darle la vuelta al calcetín del negocio editorial. Sin nombre todavía [cuando le fueron a poner uno les dijeron que estaba registrado], la empresa que pondrá en marcha el ya editor Miquel Ferrer (de la saga de Edicions Cort) consiste en una suerte de editorial expandida que pretende vincular y aproximar a los distintos agentes responsables de la cadena productiva del libro.

    Dicho así, suena abstracto, pero Ferrer tiene claro lo que hay que hacer: esto es, compartir y ceder a otros parte de la clásica autoridad que ostentaba el editor. Así, despojado de una actitud todopoderosa y bebiendo de la experiencia centenaria de la empresa familiar, propondrá, por ejemplo, que esta nueva editorial expandida (prima hermana del proyecto Sr Ferrer) organice encuentros con los lectores para que éstos den su opinión sobre las historias y libros que gustan de leer. Su intención es también solicitarles a través de las redes sociales si son de su agrado las cubiertas, los diseños de las portadas, el tipo de papel, etc. Es decir, con este modo de trabajar, lo que pretende Ferrer es hacer partícipe al lector en la edición del volumen. Tal y como él lo relata, tomarían protagonismo en este nuevo proyecto una serie de procesos participativos con el lector que desembocarían, a la postre, en un objeto común, el libro impreso. Un tomo que podría acercarse más a los deseos del consumidor final, a veces con la conciencia irritada porque se le ignora en la cadena. En todo este proceso, también habría que implicar directamente al escritor, quien debería querer entrar voluntariamente en todo este juego. Un juego que podría reforzar vínculos y calmar egos. Ya veremos.

    Por otra parte, Miquel Ferrer también planea que la nueva editorial expandida pueda llevar a cabo su propia campaña de fomento de la lectura –conociéndole seguro que tendrá más picardía que cualquiera de las institucionales, si es que aún las hacen–; o que la propia editorial pueda organizar acontecimientos literarios varios, como conferencias, conversaciones, mesas redondas, talleres de escritura, exposiciones de manuscritos o incluso clubs de lectura; otra opción sería realizar trabajos de asesoría para aquellos que deseen autoeditarse un libro.

    Una de las primeras acciones de este proyecto (pionero e inusitado en nuestro país) es organizar unas conversaciones con editores jóvenes para compartir ideas. Asimismo, es posible que el sus de la editorial se produzca en cinco meses –quizá un poco antes– con la publicación de los cuadernos de Cristóbal Serra. La intención es que el producto final sea un objeto-homenaje al escritor, de cuyo fallecimiento se cumplirá un año el próximo septiembre. Ferrer valora la posibilidad de ofrecer una edición facsímil de una selección de las libretas del autor de Viaje a Cotiledonia. “Serra tenía una letra peculiar, muy bonita y escribía con estilográfica. Los cuadernos son grandes, clásicos, de los de toda la vida”, describe Ferrer, quien ha sabido darle una segunda vida a la imprenta familiar.

     

    Las que también van a tener una segunda vida son las ilustraciones que Gabi Beltrán ha ido realizando para los artículos de Javier Cercas publicados en El País. Bajo el comisariado de Miquel Julià (quien aporta una fotografía que apuntala el discurso de Beltrán), se estrenará una exposición de las mismas (los originales, por supuesto) el próximo día 10, a las 20 horas, en Missió Art 21. Una muestra que se enmarca en el festival Palma Open Studio (POST). La ilustración que acompaña este artículo (es el cartel de este proyecto expositivo) representa la crisis y sus distintos aspectos en forma de vaca. Sobre su piel, éstos (prima de riesgo, gasto, recortes, endeudamiento, finanzas, ideología) están representados en los diferentes despieces que haría un carnicero sobre la res. El insectillo cercano, claro, está ahí por si le cae algo. Cual parásito chupasangre. Estéticamente, el dibujo no tiene nada que ver con El Roto, pero, a través de él, Beltrán mete su bisturí en las desgracias de la recesión económica y participa de una misma conciencia irritada. Su trazo –frío y bello en el estilo, pero desesperado como la imagen de Julià– es el de todos. 
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook