Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 26
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Criaturas vigentes

     

    Por Sant Jordi a una le inunda la sensación de que no se habla lo suficiente de libros. Les roban presencia los libreros, las ventas, los ránkings o las colas para las firmas, pero lo que es hablar de libros sensu stricto qué poquito lo hacemos. Para enmendar la plana, comparto un título que me ha gustado mucho porque arriesga y conjuga bien los elementos que maneja. Me refiero al experimento De les criatures del bosc (Edicions del despropòsit), poema gráfico recién entregado por el dramaturgo Jaume Miró (guión) y el dibujante autodidacta Pau Arévalo, también actor de la compañía Noctàmbuls, fundada por el propio Miró.


    Éste es un libro que tras una primera lectura deja bastante perplejo. Hay que leerlo como mínimo dos veces a fin de desgranar los símbolos y las pistas esparcidos por las páginas de este palimpsesto de estructura circular. Digo palimpsesto porque las diferentes capas de lectura atesoradas (esto es muy David Lynch) provocan que cada página sea como tres o cuatro juntas. La comprensión de esta historia cíclica funciona por la vía irracional, simbólica, metafísica. Para disfrutarla hay que liberarse de ciertas servidumbres acomodaticias a las que nos tiene sometidos la novela burguesa, pero vale la pena. El libro te encadena inmediatamente por su densidad, sus pretensiones, su misterio y su riesgo.


    Antes de analizar algunos detalles, el lector debería saber que este pequeño relato de prosa poética (o teatro poético, mejor dicho, porque en origen era una pieza dramática) vertido a la historieta es un homenaje al celebérrimo Andreu Vidal. Jaume Miró asegura que el libro nació de una conversación con otro poeta, Pere Perelló i Nomdedéu, autor del epílogo y quien le introdujo en el universo del autor de Necròpsia. A este respecto, una consideración: es un acierto que los autores de De les criatures del bosc no se hayan sumado a la moda de biografías en formato cómic para parir un volumen liviano sobre los cuatro tópicos del poeta mallorquín, como lo es, por ejemplo, The beats, sobre Kerouac y compañía. Miró y Arévalo han partido de un suceso muy concreto que marcó a Vidal de por vida a fin de elaborar una radiografía visual muy certera sobre su universo literario. En concreto, se centran en el doble suicidio de dos amigos del escritor, Andreu Cloquell y Maria Antònia Padró, que se adentraron en el bosque de Sa Coma, donde los encontraron muertos días después. “Creo que la poesía de Vidal siempre habla de ese momento”, justifica perfectamente Miró. A esta mínima línea argumental del suicidio, se le encadenan versos del propio Vidal y los símbolos que manejó: los animales, las calaveras, la podredumbre, los ojos… La imagen del propio poeta se cuela en las páginas: Arévalo (me maravilla su uso del amarillo sobre fondo negro a lo Frank Miller) versiona una fotografía suya tomada por Miquel Martorell.


    Desde la portada (parece la de un disco de postpunk), los autores advierten al lector -mediante el dibujo- que para leer este libro hace falta ponerse unas gafas diferentes. ¿Las de Vidal, las de su poesía, las de 'la' poesía? A mí esto me recuerda a lo que decía Peter Handke: “La literatura me pone las gafas de la vida”. Y no al revés.

     

    Aún hay mucho que decir sobre De les criautures del bosc, pero sólo añadiré un apunte más. El título del cómic es el mismo que el de un poema de Vidal. Un poema que hay que leer con atención y en el que, como bien explica Perelló en el prólogo, late una de las grandes decepciones que marcó a toda la generación de Vidal y es la siguiente: la transformación soñada después de la dictadura franquista se quedó en una mera transición. “La libertad difícilmente pasaría de ser la de elegir cada cuatro años el peinado de Narciso”. Y en ésas todavía estamos. Esa decepción está vigente. Como la poesía del ‘Senyor Necròpsia’. Y sus criaturas del bosque.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook