Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 24
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Copago en sa Llonja

     

    Lo más preocupante de la privatización de sa Llonja planteada por el Govern no es que al fin se abra al público con una actividad más o menos regular, extremo que todo el mundo tildaría de necesario. Es más, esa apertura permanente es una medida que aplaudiríamos con un estruendo fragoroso como si el Ejecutivo nos estuviera haciendo el favor de nuestra vida, pues tan acostumbrados nos tiene a la mengua de la divulgación de la cultura y el patrimonio. Y es que en esta democracia nuestra, a veces se nos olvida que daríamos las gracias cuando únicamente se está cumpliendo con el deber prometido a los ciudadanos  antes de acudir a las urnas y sobre todo a tenor de lo que dice la Constitución: “Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho”. Pese a ello, hasta aquí es positivo que el Govern busque dinamizar el monumento.


    Sin embargo, si hasta el clericato de Mallorca -que no cobra a los residentes isleños para acceder al Museo de la Catedral- ha entendido perfectamente el citado artículo de la carta magna, ¿en manos de quiénes estamos cuando se plantea el copago para acceder a una Llonja que no genera los gastos de un museo? Con todo, el desembolso de un peaje sigue siendo, a mi modo de ver, lo menos grave de la cuestión. Aunque es reprobable que en el documento con las bases de la privatización no se reseñe que por ley se está obligado a abrir de manera gratuita un mínimo de cuatro días al mes. El meollo que dispara la alarma se divide en dos aspectos: 1. ¿A quién le van a entregar las llaves de nuestra lonja: a una empresa de gestión cultural, a un galerista, a una empresa de eventos? Y 2. ¿Qué “otras actividades” van a poder llevarse a cabo en el interior? Con la falta de definición de las bases y la experiencia con Raixa-bodas-bautizos-y-comuniones, le hemos visto las orejas al lobo. ¿Por qué la comisión de Patrimonio no se las vio, paralizó el proyecto y pidió más informes acerca de esas “otras actividades”?


    Hace apenas tres años, se discutía profundamente hasta extremos de un purismo inverosímil sobre las lámparas más adecuadas para el edificio. Ahora nos despeñamos por una suerte de barra libre –la mejor metáfora de “otras actividades”- cuando leemos los folios de un concurso que no incide lo suficiente en un proyecto artístico y patrimonial, pero sí en esas “otras actividades”, en exposiciones sin especificar de qué (¿arte contemporáneo, barcos de lujo, productos de marca?) y en una tienda de souvenirs. Tal cual. Bienvenidos a la ‘turistización’ de sa Llonja, a la que sólo le faltará el gastrobar en la terraza superior.


    Por cierto, a tenor de estas bases debe saber el ciudadano que hay cosas que nunca cambian: el mantenimiento del inmueble -limpieza, seguridad y mantenimiento de las instalaciones de luz y sonido- continuarán siendo con cargo a su bolsillo de contribuyente, que es lo único que no grapa este Govern.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook